• septiembre 23, 2022

Viaductos una solución para el tráfico paceño

Las modificaciones viales dentro de las ciudades son una necesidad para poder tener una circulación de vehículos de forma constante sin que se produzcan embotellamientos, lo cual perjudica el desarrollo de actividades generando caos, tal es el caso de la ciudad de La Paz, con avenidas y calles saturadas por el crecimiento del parque automotor.

La solución para que esta problemática son los viaductos, y los puentes que dieron resultados para poder tener una fluidez del tráfico, los procesos constructivos para la construcción del viaducto elevado con vigas cajón pos tensadas en el tramo Belisario Salinas es una alternativa muy eficaz y precisa para ejecutar la obra evitando en gran medida el congestionamiento del tránsito vehicular en esta importante vía de la ciudad de La Paz.

Antecedentes

Descongestionar, reducir los tiempos de desplazamiento, tanto de las personas como de los vehículos y facilitar la circulación del peatón, la persona en silla de ruedas o la que usa bastón, son los beneficios que trae consigo la construcción de los viaductos en La Paz, obras que forman parte de un plan denominado “Soluciones Viales para La Paz”.

Este plan contempla no solo la construcción de viaductos, sino que se nutre de otras obras como los puentes y el mejoramiento de vías que permiten integrar las laderas de la ciudad, para conectar a los ciudadanos que viven en el Este con el centro de la ciudad, Miraflores, Sopocachi y la ladera Oeste.

Los viaductos forman parte de la solución que se genera con la construcción de puentes como el San Antonio de Padua, que permite la conexión de San Antonio con Miraflores, el Puente Gemelo de Las Américas, que une Miraflores con Sopocachi o el Puente Ferro Beni, que permite la conexión de dos macro distritos como Periférica y Max Paredes, integrando la ciudad, que se encuentran en licitación.

Para graficar esta relación estrecha entre viaductos y puentes, el secretario municipal de Infraestructura Pública, Rodrigo Soliz, explica que el puente San Antonio de Padua permitirá la conexión con el viaducto Tejada Sorzano que se construye en el estadio y, a su vez, el puente Gemelo de Las Américas conecta al flamante viaducto Belisario Salinas.

“Estos dos puentes son parte de una conexión donde se están desarrollando los viaductos Tejada Sorzano y San Martín. Pasada esta fase nos cruzamos a Sopocachi, con la intervención de Belisario Salinas para permitir que estas zonas de Miraflores y Sopocachi tengan una solución vial, amigable para el peatón, las personas en silla de ruedas y bastón”, sostiene Soliz.

Reducción de tiempo para mejorar la circulación

Para ejecutar estas obras, la Alcaldía realizó una serie de estudios sobre tráfico y tiempo de desplazamiento que han permitido realizar el plan de soluciones viales. En el caso del viaducto Tejada Sorzano y la solución que éste brindará, Soliz indica que en horas pico 6.000 vehículos circulaban desde la plaza San Martín hasta la plaza Uyuni, lo que significaba entre 15 a 20 minutos de tiempo. Este tiempo se acortará significativamente con el viaducto.

“Lo que va a suceder con el viaducto (Tejada Sorzano) es que como las personas irán por arriba y los vehículos irán por abajo, el tiempo de recorrido, el tiempo de viaje de los vehículos se va a reducir a un tercio de tiempo”, explica la autoridad edil.

En el caso del viaducto San Martín, el tiempo que le llevaba al ciudadano pasar el Puente de Las Américas, cruzar la plaza del mismo nombre para llegar al estadio, la parte baja y alta de Miraflores era de diez minutos. Con esta obra el tiempo de recorrido se acortará a dos.

En la zona Sur, donde se construye el viaducto San Ramón en Achumani, Soliz explica que a la altura de la calle 29, este barrio se divide en dos: los vehículos que van a Los Rosales, Kellumani, Chijipata y Huayllani y los que se dirigen a Las Lomas o Huantaqui, lo que provoca una congestión en la avenida Strongest.

“Ya con el viaducto toda esta parte de Las Lomas bajará a la avenida Strongest para tomar la Alexander y descongestionar el tráfico vehicular en Achumani”, sostiene la autoridad. Los vehículos que desciendan de Chijipata circularán por el viaducto hacia la parte baja de Achumani, lo que facilitará los tiempos de viaje.

Otras facilidades

Los trotadores que llegan hasta Las Cholas y vuelven a subir por la Costanera tendrán mayor comodidad, dado que el flujo vehicular será menor. Por su parte, con los viaductos se podrán habilitar rutas para ciclistas, en el caso de la Tejada Sorzano se habilitará un amplio atrio para concentraciones de personas, llegar al complejo hospitalario de Bajo Miraflores será más sencillo con el viaducto San Martín y el viaducto Belisario Salinas tendrá un boulevard amplio para los peatones.

“Son soluciones viales, no solo desde el punto de vista del vehículo, sino para el peatón, se tendrán aceras más anchas, ramplas, pendientes más amigables para que justamente los colaboradores de empujar la silla de rueda puedan circular”, añade.

Por otro lado, se mejorará sustancialmente los sistemas de iluminación, aspecto que generará mayor seguridad ciudadana. Estas soluciones viales también repercutirán en el diario vivir de la ciudadanía que sufre por estrés, puesto que llegará más temprano a su destino.

“Si tú estás en tu vehículo para cruzar de Miraflores a Sopocachi más de 16 minutos y ahora lo vas a hacer en cuatro, el nivel de estrés se reduce, llegarás en horarios más exactos y llegarás a casa en menor tiempo.

Viaducto Belisario Salinas

El viaducto Belisario Salinas, tiene 135 metros de longitud y está conformado por una sección cajón de hormigón armado, con un ancho promedio de 4,30 metros. Por dentro se construyó un espacio de parada para emergencias de 5,30 metros y una longitud de 25 metros, ante cualquier desperfecto mecánico que sufriera algún vehículo, según reporte de la Secretaría Municipal de Infraestructura Pública (SMIP).

El proyecto fue diseñado y planificado para reducir de 10 a dos minutos el tránsito entre la intersección de la Av. Arce y la Av. Sánchez Lima a través del Viaducto y, de esta manera, unir Miraflores con Sopocachi Alto, dado que los vehículos que circularán por el puente Gemelo harán la conexión a través de esta vía.

“A partir de la apertura de este importante proyecto lo que se estima es que los tiempos de cruce desde Miraflores hasta Sopocachi van a ser optimizados porque en la Av. Arce vamos a tener un paso directo, es decir que a partir del puente Gemelo vamos a poder ingresar directamente a la Belisario Salinas”, informó este martes el titular del SMIP, Boris Bacarreza.

La obra se inició en la calle Hermanos Manchego y sale a la Av. Sánchez Lima (Sopocachi). Contemplo la construcción un viaducto subterráneo de un carril y una vía a nivel, sobre la calle Belisario Salinas, a fin de mejorar la circulación vehicular hacia las zonas Sur y Sopocachi, y optimizar la transitabilidad de los habitantes de los macro distritos Centro y Cotahuma.

La nueva infraestructura soterrada cuenta con un acceso de ingreso de 35 metros y una salida de 80 metros de longitud, conformados por muros “U” de hormigón armado y con un ancho promedio de 4,60 metros de calzada.

El proyecto contempla las reposiciones de los servicios existentes en vías, como la red primaria de gas natural de YPFB, el sistema de distribución de agua potable de la Empresa Pública Social de Aguas y Saneamiento (Epsas), el sistema de alcantarillado sanitario y pluvial de la misma empresa y los sistemas de suministro de energía eléctrica de DeLaPaz. Asimismo, algunos ductos de empresas de telecomunicaciones tuvieron que ser modificados en trazo.

Entre tanto, la vía a nivel por encima del Viaducto Belisario Salinas ha sido ejecutada mediante la conformación del paquete estructural y pavimento rígido de 22 centímetros de espesor, misma que cuenta con señalización horizontal y vertical, cunetas y cordones de acera.

Se implementó un sistema de alumbrado público con luces Led, alumbrado peatonal y decorativo a nivel de pisos. El viaducto cuenta con un sistema de iluminación inteligente y luminarias de emergencia ante cualquier contingencia.

Como parte de una obra integral, en la parte arquitectónica se han generado espacios para la circulación de peatones, como la construcción de un boulevard entre las avenidas 6 de agosto y 20 de octubre. Se instaló bancas y cuatro refugios para transeúntes. Se construyeron jardineras e instalaron siete paneles memoriales con imágenes referidas a la Guerra del Pacífico en inmediaciones a la plaza Abaroa.

Con la finalidad de embellecer todo el sector adyacente a la obra se ha realizado la reforestación del sector con 153 árboles. “Ha sido un trabajo coordinado, no pueden ser obras que ejecute una secretaría que solo sean de cemento, por eso hemos coordinado con Gestión Ambiental el embellecimiento con nuevos plantines en todo el sector, es una reforestación importante. Con la Secretaría de Movilidad vemos el tema de las rutas en los sentidos viales que vamos a tener, el tema de los tiempos en los semáforos para los recorridos que vamos a tener. Asimismo, con Desarrollo Económico vimos la reactivación económica, generadora de mucho empleo, el mejoramiento de aceras y limpieza del sector”, añadió Bacarreza.

Los retrasos de la obra

La orden de proceder para el inicio de obra fue emitida el 4 de abril de 2020. Sin embargo, al menos tres factores influyeron en los retrasos. Inicialmente, la declaratoria nacional de cuarentena rígida por la pandemia de la Covid-19. Del 22 de marzo al 24 de junio de 2020 la obra estuvo paralizada. Al día siguiente (25 de junio) se emitió la instrucción de la reanudación de obras, implementando las medidas de bioseguridad de acuerdo a disposiciones gubernamentales como el distanciamiento social y el uso de barbijo, pero el avance de trabajos fue menor al programado, lo que dio lugar a una ampliación de plazo.

Otro factor de retraso se debió a que Epsas no aprobó oportunamente los planos y el diseño de los sistemas de agua potable, alcantarillado sanitario y pluvial. El GAMLP inició las gestiones el 14 de abril (paralelamente al inicio de la etapa de contratación de obras) de forma provisoria para que los tiempos que tome esta empresa coincidan con la ejecución de las obras, lamentablemente estas aprobaciones demoraron.

La aprobación se recibió recién el 17 de diciembre de 2021 y tuvo que pasar 978 días calendario para tener luz verde por parte de Epsas. Finalmente, desde noviembre hasta marzo de 2021 las lluvias ocasionaron inconvenientes. Con las recientes aprobaciones de Epsas y con los efectos de las lluvias se necesitaron cuatro meses adicionales para la conclusión de la obra. A partir del 30 de abril de 2022, la empresa entró en periodo de mora hasta la recepción provisional de la obra.

Detalles del área de intervención 
• 135 metros lineales de sección cajón de hormigón armado         
• 35 metros lineales de muros tipo “U” para el acceso al viaducto y 80 metros lineales de muros “U” para la salida del viaducto         
• 1.190 metros cuadrados de estructuras    
• 4.60 metros de ancho de calzada 
• 4.8 metros de altura del túnel útil del viaducto       
• 330 metros lineales de vía con pavimento rígido a nivel (1.933 metros cuadrados de pavimento rígido con un espesor de 22 centímetros)
• 1.370 metros cuadrados de baldosa prefabricada
• 320 metros lineales de tuberías del sistema de agua potable repuestos
• 340 metros lineales del sistema de alcantarillado sanitario y pluvial repuestos   
• 9 piezas de señalización vertical   
• 253 metros cuadrados de señalización horizontal
• 13 luminarias viarias
• 10 luminarias peatonales    
• 9 luminarias decorativas                
• 18 luminarias de emergencia interior viaducto       
• 97 luminarias de piso          
• 1 boulevard con mobiliario urbano (entre las avenidas 6 de Agosto y 20 de Octubre)
• 4 refugios para transeúntes
• 7 paneles memoriales        
• 153 nuevos árboles

12 especies entre anfibios, aves y mamíferos

Una paleta de colores, que genera vida y alegría, fue utilizada para el pintado de 12 especies entre anfibios, aves y mamíferos en peligro de extinción, en tres murales que engalanan la entrada, centro y salida del Viaducto Belisario Salinas, que abarca 135 metros de longitud. Las obras serán valoradas por la ciudadanía a la conclusión de los trabajos y la entrega oficial.

Los coordinadores del proyecto, Alvin Huayllas, y de color, Val Kolosh, además del artista Raúl Tola son los responsables de este embellecimiento interior del Viaducto Belisario Salinas. Se pintaron 12 especies para mostrar a la población que están en peligro de extinción, que, de acuerdo a la historia, fueron los primeros en habitar este municipio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.