• junio 15, 2024

¿Finanzas para los niños? Enséñeles a ahorrar ocupando cuatro alcancías

En Bolivia, tres de cada diez personas tienen entre 0 y 12 años. Según las proyecciones del INE, hasta 2022, el mayor grupo etario en el país lo tienen los ciudadanos entre 0 y 4 años por encima de los jóvenes, adultos y los de la tercera edad. Uno de los derechos que tienen cada uno de estos infantes en el país, es tener acceso a la educación y la información. Y unos de los temas que debe incluirse, sin duda, es la educación financiera.

Carola Aguilera, subgerente de Marketing del Banco Ganadero, explicó que, es necesario desde la infancia incluir la formación financiera, principalmente en los hogares, donde los padres o tutores puedan dedicar tiempo para enseñar de manera didáctica temas como el ahorro, la inversión, el gasto, el capital, el trabajo, entre otros.

“Si un niño recibe lecciones sobre finanzas desde que ya sabe leer, sin duda, será más sencillo desarrollar hábitos que le permitan gestionar sus ingresos con mejor eficiencia y que le garanticen una estabilidad económica para él, ella y su familia. Es prudente enseñarles a través de herramientas lúdicas y creativas para reforzar los conceptos”, expresó.

Expertos en finanzas recomiendan que, para enseñar el ahorro infantil, se pueda considerar el método por porcentajes de Harv Eker, descrito en su libro “Los secretos de la mente millonaria”. Se trata de una técnica muy sencilla, válida para adultos y que podemos adaptar a los niños.

Si bien los niños carecen de ingresos, seguramente los padres podrán crear tareas extras a sus labores, según su edad y darles un dinero a cambio. Sumar también a esto, los ingresos que puede recibir de sus recreos o regalos de sus tutores o familiares.

Para comenzar, los padres pueden comprar cuatro alcancías de similar tamaño y definir con sus hijos el porcentaje que le destinarán a cada uno, cómo irán generando ingresos y cuando decidirán sacar el dinero para disponerlo. Si bien, los porcentajes pueden ser flexibles, Aguilera recomienda al menos la siguiente distribución:

1. La alcancía del ahorro: Puede ser un 50%

El propósito de este método es desarrollar el hábito del ahorro en los infantes. Es por esto que, se sugiere dedicarle un 50% de los ingresos para proyectos futuros que pueden ser muy atractivos plantearlos como, por ejemplo, una bicicleta, un libro, las zapatillas de calidad. Esto, sin duda, será la motivación para busque generar ingresos y aprenda el resultado del trabajo.

2. La alcancía de los gastos: un 25%

Cada mes, hay gastos de los niños que deben ser cubiertos por los padres o tutores. Sin embargo, existen otras compras habituales que, el infante puede ayudar a pagar como, por ejemplo, las golosinas, una gorra para una determinada actividad, ayudar a un compañero con necesidad o realizar pagos que decida. Esto, sin duda, le enseñará a pensar antes de gastar y, comprender que los ingresos pueden acabarse y que uno debe ser prudente en no comprar solo por deseo.

3. El ocio y la diversión con su propia alcancía de un 15%

Existe un monto de dinero que se debe destinar para las salidas al cine, disfrutar de un helado, pagarse un libro o comprar algo que se relacione con el ocio y la diversión que, según los expertos, no debe superar un 15%. Este dinero les motivará a los infantes a planificar sus tiempos de distracción y aprender que también representan un monto de dinero que se debe prever.

4. La alcancía de donativos: un 10%

La solidaridad es un gran principio que se debe de aprender y practicar. Y una gran manera de hacerlo es preparando un dinero para compartirlo con niños de la calle, un hogar, infantes en el hospital, un centro de caridad o una iglesia local que realice trabajos benéficos. Es prudente destinar este dinero para que ellos puedan aprender a ser generosos y desprendidos con sus ingresos.

“Esto contribuirá a que lo más chicos de la casa adquieran el hábito de ahorro, para tener una buena salud financiera cuando crezcan y que no les cueste trabajo alcanzar sus metas personales”, concluyó Aguilera.

Para cualquier requerimiento o consulta sobre los productos que le ofrece el Banco Ganadero puede llamar al Contact Center 800-103999, escribir al 721-03001 e ingresar a: