Superhéroes hay montones, pero Papá como vos ninguno

Superhéroes hay montones, pero Papá como vos ninguno

El Día del Padre es una fecha muy especial para recordar a quien nos ha enseñado y guiado durante toda nuestra vida, con un fuerte abrazo le expresamos todo el amor que sentimos a esa persona que nos vio crecer.  Homenajear y honrar a la figura paterna que cumple su rol las 24 horas del día, por lo cual expresamos nuestro reconocimiento y admiración a los superhéroes.

¡Feliz Día Papá!, porque ante todo son hombres con corazón valiente, que saben señalar el horizonte con optimismo y confianza, que hace de sus hijos hombres y mujeres de bien, para el desarrollo del país, son la figura vital, aunque, en muchas familias en las que los padres están ausentes, existen otras personas que hacen su rol, ya sea los abuelos, tíos y hermanos.

Esta fecha es especial coincide con la festividad de San José Obrero, dedicado al padre de Jesús y carpintero de Galilea, además se agasaja a los trabajadores en radio y televisión. En ese marco, la revista Contacto Construcción da a conocer diversas historias de hombres que se destacan por su trabajo y abnegación día tras día.

Celebración en Bolivia y otros países

En Bolivia, el Decreto Supremo del 24 de mayo de 1974 que emitió el presidente Hugo Banzer Suárez, estableció como Día del Padre Boliviano el 19 de marzo. Asimismo, la misma fecha se celebra en Europa y en gran parte de América el Día del Padre.

En Bolivia ese día es significativo y grato brindarle un homenaje a la figura trabajadora, responsable y amorosa de la familia. Lo importante es que existe un día especial para recordarles a los papás cuanto los queremos, darles gracias por su amor su entrega y abracemos con cariño y respeto al padre, los que tengan la suerte de conservarlo vivo todavía.

“Mi hija es el ser más importante en mi vida”

Victoria es la princesa de su vida y el ser más importante para Fernando Alcocer Almanza, gerente comercial de la Importador Alcocer.  Desde que supo que venía en camino su vida dio un giro, en planes, proyectos y sus acciones giraron en torno a su amada niña procurando proporcionarle un hogar estable de valores y amor que le permita formase como un ser humano de bien para la sociedad.

Está dichoso de ser padre, porque su hija le enseña algo nuevo todos los días, ella es madura y elocuente en sus respuestas. “Es mi equilibrio, su formación es mi trabajo de día a día. Los eventos más relevantes que quiero que se formen en sus recuerdos son las reuniones en navidad, cumpleaños, aniversarios con los abuelos y los tíos, la mesa llena de primos riendo y todos disfrutando del privilegio de tener una familia unida”, señala.

Asimismo, quiere enseñarle que puede conseguir lo que ella desee, pero, con esfuerzo, porque nada llega fácil, en la perseverancia está el éxito, cuando se desea algo uno debe dar todo de uno mismo para conseguir el objetivo sin rendirse a la primera derrota. “Dios es la base de mi hogar y de todo, Victoria lo siente desde que es muy pequeña, acompañándome a misa, cuando oramos en el almuerzo en familia y ahora ella tiene ese hábito y pide por sus seres queridos”, expresa Alcocer

Como padres hay que recuperar y enseñarles valores que nos dieron nuestros padres: respeto, trabajar, honestidad y a tener palabra, para formar personas de bien y que entiendan que la familia unida y el amor a Dios, es el núcleo de una sociedad sana.

 “El nacimiento de mis hijos dio forma a mi vida” 

Sergio David, Thais Vitalia y Darío, son su alegría y orgullo para Darío David Alvarado Vargas, gerente general de Alvicruz, la paternidad le ha cambiado, por ellos fue que tomó en serio la vida y trabaja duro para prosperar y darles mejor calidad de vida, por ellos debe seguir surgiendo y ser un ejemplo como buen ser humando honesto y responsable.

El nacimiento de cada uno fue un evento que ha dado forma a su vida, especialmente de Thais por el hecho de ser mujer. Las tres palabras que representan su forma de ser como padre: esfuerzo, todo se logra con ello, ejemplo, si yo puedo mis hijos también podrán y por último convivencia, es fundamental compartir y convivir en familia el tiempo que se pueda.

Para Alvarado es importante marcarse una meta y luchar para lograrla, habrá piedras, sorpresas e inconvenientes, pero, nunca se deben desanimar, al contrario, deben seguir adelante. “En tiempos difíciles hay que creer en uno mismo, siempre tuve un ideal, de quien quería ser y lo logré en contra de mucha gente que no creía ni confiaba en mí”, expresa al mencionar que la frase que le inspira ‘Con esfuerzo todo se puede lograr’.

 “Sofía es mi motivación personal y laboral”

Cuando era niño le gustaba jugar futbol, lo practicaba cada que podía, con amigos, primos y hermanos, también le agradaba compartir la tarde de sábado con su padre realizando diferentes actividades y visitar a sus abuelas, mirar caricaturas y películas animadas, recuerda Ruddy Schroepfer, gerente comercial de Hiller Electric.

Ahora ser padre le ha cambiado la vida en todo sentido.  “La paternidad es una transformación de vida, tener una hija te cambia la mentalidad, la rutina diaria, las prioridades e incluso la forma de gestionar tu tiempo libre, es un camino hermoso, aunque en ocasiones duro, con muchos momentos felices e invaluables, como el poder verla crecer día a día, evolucionar como personas, disfrutar de sus ocurrencias y acompañarla en el camino de la vida”, manifiesta.

Sofía, mi hija me ha enseñado a ser paciente, cuando la veo intentar una y otra vez las cosas que quiere lograr hasta conseguirlo, además, me enseñó a detenerme, ir despacio y priorizar las cosas importantes como conocer el significado del amor y la inocencia, como cuando corre y me abraza luego de una llamada de atención sin rencor y con una expresión de amor genuino. Ella es mi motivación personal y laboral, cada día me esfuerzo en hacer mejor las cosas, tratar de ser un buen profesional, ser humano y excelente padre.

Ser papá es comprender que el amor es mucho más de lo que se puede expresar con palabras, es sentirte vulnerable, tener miedo y confirmar que ya no importan los obstáculos, porque no tienes más opción que hacerlo bien, es esperar una cosa y encontrarte otra diferente, entender que la vida puede sorprenderte superando tus expectativas y cualquier cosa que puedas imaginar.

Las tres palabras que le representan como papá son el amor, la paciencia y el compromiso, “porque el ser padre demanda un gran compromiso y responsabilidad, porque de vos depende el futuro y formación de tu hijo. Estoy convencido que con amor, paciencia y buenos valores todo se logra de la mejor manera”, sostiene.

“Quiero ser un ejemplo a seguir para mi hija”

Diego Saúl Humerez Vargas, es un hombre visionario y trabajador, aprovechó las oportunidades que le dio la vida para formar su empresa hace 32 años Humerez Sistema de Impermeabilización, durante este tiempo goza de la confianza de sus clientes. La pandemia le cambio la vida completamente, pero para sacar adelante el negocio ejecutó nuevas estrategias de marketing.

Es padre de Allison Leonor, su nacimiento le ha cambiado radicalmente y rotundamente su vida y de la familia, porque ella es la niña de sus ojos y se esmera para salir adelante, quiere ser su ejemplo a seguir cuando crezca, que tenga metas, sea una señorita respetuosa y alcance la felicidad en cualquier proyecto que emprenda.

Paciencia, amor y alegría, son las tres palabras que representan su forma de ser como padre y aconseja que nunca se den por vencidos, todo   absolutamente todo se puede en esta vida y llega en el momento preciso y adecuado, ni antes ni después, manifiesta, Humerez, licenciado en Comercio Internacional, al mencionar que una de las frases que le inspira es “un día despertarás y descubrirás que no tienes más tiempo para hacer lo que soñabas”. El momento es ahora.

 “Deseo que mis hijos sueñes al igual que yo lo hacía”

Era un niño muy soñador, imaginaba que era piloto y astronauta. Le gustaba crear sus cabinas de aviones con cajas de cartón que su madre conseguía y se metía en ellas con algún mando salía imaginar que volaba. Juan Hormando Roca Ugarteche de profesión arquitecto considera que la vida está hecha para ser feliz y comprendió que no hay mejor satisfacción que dar con amor a aquellos que necesitan y hacer felices a sus hijos.

Casarse, formar una familia y egresar de la carrera de arquitectura fueron los eventos que dieron forma y metas a su vida. Hoy, es el papá más feliz y orgulloso de Matías, Mía Jasmin y Martina, ellos le enseñaron a tener un objetivo en la vida, el cual es continuar formando personas con valores para el mundo venidero.

“Quiero que nunca dejen de confiar y creer en Dios, porque él es la base de toda familia y por consiguiente, las familias la base de una buena sociedad, además deseo que sueñen en grande como yo lo hacía y que nunca se pongan límites y quiero de corazón que mis hijos nunca se den la espalda el uno al otro, más al contrario, siempre estén ahí para ayudarse cuando ya no esté”, manifiesta Roca

También confiesa que su profesión y el papel de padre requieren de muchos desvelos, pero, aun asi no hay mejor satisfacción que ir a descansar sabiendo que sus retoños están durmiendo bajo su mismo techo y que puede darles un beso de buenas noches cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *