• noviembre 26, 2022

Según ejecutivo de Huawei, la tecnología 5G impulsará un proceso de transformación sin precedentes en Bolivia

La pronta implementación de la tecnología 5G en Bolivia abrirá las puertas de lo que será un proceso de transformación sin precedentes en el país, que revolucionará prácticamente todos los aspectos de la vida nacional, partiendo por las comunicaciones interpersonales. La economía, la educación, la productividad, la salud y los negocios -por citar algunos- se verán beneficiados por esta nueva generación de redes de internet, cuyas principales características son bajísima latencia, gran velocidad de navegación y la posibilidad de numerosos aparatos conectados en simultánea.

Al momento, más de 70 países en el mundo han implementado la tecnología 5G en forma masiva, muchos de los cuales lo han hecho con la colaboración de la empresa Huawei Technologies, que ha acumulado una vasta experiencia en ese proceso. El gerente de Desarrollo de Negocios de esa empresa en Bolivia, Jorge Mondaca, ha explicado que la llegada de esa tecnología al país será un verdadero hito en materia de conectividad y marcará “un antes y un después” en las telecomunicaciones nacionales.

“El desarrollo de 5G en Bolivia no está solamente relacionado a una evolución tecnológica, sino también permitirá nuevas soluciones para impulsar la productividad y competitividad de las industrias del país, a través de la optimización de los procesos industriales. Aún más importante, esta tecnología hará posible conectar a la población, no solo a través de dispositivos móviles, sino también a los hogares peri urbanos y rurales que hoy no cuentan con un acceso a Internet con las velocidades y latencia que solamente 5G puede ofrecer, contribuyendo de esta forma a reducir la brecha digital en el país”, dijo el ejecutivo.

La tecnología 5G es al menos 20 veces más veloz que su predecesora, la 4G (también conocida como LTE) pero también tiene otros beneficios asociados, como su bajísima latencia, que es la velocidad de respuesta a una acción, además de la posibilidad de conectar a una gran cantidad de dispositivos de forma simultánea en un mismo punto.

En el caso de un video, la generación 5G es la que permite la descarga en Ultra HD o modelos 3D con una velocidad tan rápida que prácticamente sería imperceptible para el usuario; pero, además, la disminución de la latencia permite adelantar o retrasar el video en cuestión de milisegundos o pasar al siguiente video sin espera por parte del usuario.

Tal como en el resto de los países del mundo en los que ya se ha instalado, la tecnología 5G tendrá una amplia gama de usos en Bolivia y abrirá, incluso, la posibilidad de avanzar a la creación de ciudades inteligentes, con el ordenamiento de sus procesos urbanos, como el transporte, abre la posibilidad de automatizar procesos y servicios, al mismo tiempo que genera oportunidades para mejorar actividades económicas como la agricultura o la minería e incluso fomentará la generación de ecosistemas industriales digitales.

“Una de las aplicaciones de 5G en la industria puede estar relacionada con la minería porque ayuda a reducir los riesgos de seguridad, prevenir y predecir mantenimientos, incrementar la producción, reducir costos, mejorar los rendimientos y cuidado con el medio ambiente. De hecho, esta nueva generación de redes de conexión hace posible el control a distancia de distintos procesos. Otras de las aplicaciones prácticas para el país están relacionadas, por ejemplo, con la telemedicina, permitiendo llevar adelante exámenes de mamografía u otros de mediana complejidad en áreas donde se tenga este tipo de infraestructura y a través de 5G mandar los exámenes para su revisión por parte de un especialista, con imágenes de alta calidad de manera inalámbrica, en cuestión de minutos”, explicó Mondaca.

La tecnología 5G, que hasta ahora ha alcanzado más de 200 millones de usuarios en el mundo, significará un notable aumento de la velocidad de las comunicaciones por internet, un incremento considerable del caudal de transferencia de información, además de una ostensible mejora en materia de cobertura, ya que tiene el potencial para llegar hasta los rincones más alejados de la geografía nacional y dará la posibilidad de que millones de dispositivos estén conectados a la vez sin que se sature el sistema.