Ovenbird Membranas Impermeables

Ovenbird Membranas Impermeables

¿Que puede enseñar a los arquitectos el fallo de la membrana impermeable externa, sobre la construcción sostenible?

Independientemente del nivel de experiencia que usted haya tenido con fallas de la membrana impermeabilizante externa, las brechas de impermeabilización no son tan fáciles de detectar. De hecho, según un artículo de The Construction Specifier, la fuga más insignificante podría ser una señal de que esto ha pasado. Dependiendo de dónde y cómo se instaló la impermeabilización, puede conducir a costosos trabajos de excavación de sótanos, bóvedas, túneles y fuentes de agua. También puede llevar a tener que remover o reemplazar totalmente los acabados en ciertos espacios, como cocinas comerciales y vestíbulos.

Aún así, es por esto que los ingenieros de envolventes u otros profesionales realizan visitas al sitio antes de que se complete la construcción, ¿correcto? Se aseguran de que la membrana impermeabilizante externa se coloque de manera adecuada y efectiva para mitigar el riesgo y el daño de una brecha tanto como sea posible.

Esto ciertamente puede conducir a una estructura impermeable relativamente duradera. Pero no es la solución más libre de riesgos ni la más sostenible. Pero ¿qué significa eso para su trabajo arquitectónico? ¿Qué significa para usted el riesgo y la realidad de la falla de la membrana impermeabilizante externa?

No es siempre mejor continuar utilizando la tecnología con la que ya se siente cómodo

Muchos arquitectos tal como usted están muy familiarizados con las membranas externas. Saben cómo inspeccionarlas e instalarlas. Pueden verlas y tocarlas físicamente para clasificarlas antes de que se cubran. En resumen, hay una especie de tranquilidad que viene con las membranas externas. Usted sabe que están ahí y sabe exactamente qué hacer si surge algún problema.

Sin embargo, muchas veces esa comodidad puede ser prejudicial.

No importa su comodidad con ellas, las membranas externas siguen siendo de alto riesgo.

Claro, puede ver la membrana externa y conocerlas a fondo. Pero eso no mitiga el riesgo de que la membrana falle. En todo caso, demasiada confianza en ellas puede impedirle probar un sistema de impermeabilización con menos riesgo.

Incluso si puede físicamente verificar una membrana que se ha aplicado al lado positivo de una estructura y usted se siente cómodo con esa inspección, eso no significa que la membrana permanecerá así. Por ejemplo, el proceso de relleno puede romper fácilmente la membrana. Eso puede hacer fallar todo el sistema de impermeabilización, ya que a menudo no hay oportunidad de excavar la membrana para repararla. Como resultado, los constructores a menudo recurren a las inyecciones de epoxy para intentar reparar las grietas y fugas que aparecen en áreas accesibles de la superficie de un concreto. Esto todavía deja que el agua fuera de esas áreas siga atravesando el concreto y amenazando su integridad estructural.

Demasiada confianza en las membranas externas puede conducir a la construcción de un hormigón deficiente

Si bien hemos hablado sobre el riesgo que conllevan las membranas externas, eso no significa que no ocupen un lugar en la construcción. Ciertamente se pueden utilizar de manera eficaz. Pero cuando se confía en que funcionen perfectamente por sí mismas y las partes interesadas del proyecto no han sopesado los riesgos de su aplicación de manera realista, pueden afectar negativamente la calidad de la construcción.

Tomemos, por ejemplo, la capacidad de puenteo de fisuras que tienen algunas membranas. A menudo, los interesados ​​en un proyecto tienen plena confianza en esta capacidad para cubrir grietas en el concreto y evitar que el agua llegue hasta allí, haciendo la suposición de que esto no fallará. Como resultado, se sienten menos preocupados por tener que enfrentar las consecuencias si el concreto se agrieta. Esto los lleva a preocuparse menos por cómo se manejen la colocación, el curado y las juntas de control del concreto.

Para agravar este hecho, las partes involucradas también valoran mucho la diversidad de membranas disponibles en el mercado y las diferentes posibilidades de configuración. Hay suficientes opciones disponibles que, aparentemente, las membranas vienen con una cantidad infinita de accesorios distintos para mitigar riesgos. Pero incluso con estos accesorios, la falla de la membrana sigue siendo una posibilidad. Una vez que esto sucede, ni estos accesorios extras podrán evitar que el equipo de construcción tenga que pasar por un proceso de reparación largo y costoso.

Los accesorios y las diferentes configuraciones de una membrana pueden hacer parecer que esta última situación parezca muy poco probable. Pero, lamentablemente, ese no es el caso.

De hecho, la falla de la membrana impermeabilizante externa es increíblemente común

Como señala, Wet-seal miembro del Instituto Australiano de Impermeabilización, la impermeabilización representa casi el 80% de las quejas durante la construcción solo en Australia. Es una estadística impresionante considerando que la impermeabilización no representa una gran parte del costo de construir una estructura. La impermeabilización generalmente solo representa del 1% al 2% de ese costo. Entonces, ¿por qué es tan alto el porciento de quejas?

Una gran razón para ello es probablemente lo fácil que es, que fallen las membranas impermeabilizantes externas. Es un problema bastante generalizado que la intrusión de agua es la causa de alrededor del 70% de las demandas de construcción.

Entonces, ¿cómo es que la falla de la membrana impermeabilizante externa llega a ser una preocupación tan grande? Veamos las tres razones más comunes.

Uno de los principales culpables de esto, es simplemente una mala preparación e instalación

Al menos el 90% de las fallas de impermeabilización provienen de un mal trabajo manual.

Tampoco es difícil de ver por qué. A pesar de no ser tan costosa como otras áreas del proceso de construcción, la impermeabilización no es la menos compleja. Hay muchos factores a tomar en cuenta, y si uno de estos aspectos no se toma con la debida preocupación, es posible que haya una falla a la vuelta de la esquina.

UNA PREPARACIÓN DEFICIENTE A MENUDO SE DEBE A LA FALTA DE TIEMPO

Los constructores deben asegurarse de que la superficie del sustrato al que desean aplicar una membrana externa cumpla con las siguientes cualidades:

  • Un exterior liso y limpio
  • Caídas para drenaje
  • Un espacio sin deformaciones, huecos y protuberancias del encofrado

Para lograr estas cualidades, deben dedicar tiempo y atención a ver si la superficie del sustrato se ha estropeado por escombros y residuos y si es necesario rasparlo y aspirarlo. De lo contrario, sin una superficie de sustrato impecable, es probable que una aplicación de impermeabilización no tenga éxito.

UNA INSTALACION DEFICIENTE NO ES DIFERENTE

Los constructores tienen que instalar distintos elementos para garantizar que una estructura tenga un sistema de impermeabilización eficaz y completo. Dependiendo de la estructura, eso podría significar conocer el procedimiento de instalación correcto y ejecutarlo para los siguientes productos:

  • Angulares para detención del agua
  • Tapajuntas perimetrales
  • Angulares de destello verticales
  • Tapajuntas de tira de presión
  • Tapajuntas de gota perseguida
  • Juntas de control
  • Bridas de drenaje
  • Tapajuntas de cavidad caída
  • Refuerzo en los cruces
  • Dispositivos de desbordamiento
  • Drenajes de banda lineal
  • Juntas deslizantes

No tener tiempo para instalar correctamente cualquiera de estos elementos puede debilitar el sistema de impermeabilización general del que forman parte, haciéndolo más vulnerable a las fugas.

En resumen, los proyectos de construcción tienden a ser ejecutados en calendarios ajustados, por lo que puede ser tentador escatimar en los detalles más pequeños para ahorrar tiempo. Ya sea completar rápidamente el relleno y rasgar involuntariamente una membrana en el proceso o limitar los procesos de calidad para un trabajo más rápido, todo está hecho para ayudar a ahorrar el poco tiempo que tiene un proyecto para completarse. Y aunque todo esto podría acelerar el proyecto a corto plazo, las reparaciones que resultarán de este trabajo a largo plazo se sumarán a los gastos del proyecto.

El Segundo culpable es fallar en preparar efectivamente las áreas con un primer

Las membranas impermeabilizantes, incluso las autoadhesivas, requieren utilizar un primer durante su proceso de aplicación. Después de todo, los constructores quieren asegurarse de que sus membranas permanezcan adheridas a un sustrato durante la vida útil de la estructura que están impermeabilizando. Y el uso de un primer para preparar la superficie de un sustrato ayuda a mejorar la adhesividad de una membrana. Lo hace reduciendo la porosidad, el polvo, el atrapamiento de aire y la alta humedad residual de un sustrato.

Pero solo impartirá esas cualidades si los constructores tratan la superficie del sustrato de manera efectiva.

Esta es también un área que tiene problemas con la planificación del tiempo. Al construir casas, por ejemplo, es posible que un constructor no siempre calcule con precisión cuánto tiempo tomará poner el primer en la superficie. Como resultado, es posible que programen la colocación de baldosas en un baño y esperen que poner el primer solo tome un día más o menos. Sin embargo, poner el primer puede llevar más tiempo dependiendo de la membrana, la temperatura y las condiciones climáticas.

Si el calendario ya esta muy justo de tiempo, podría llevar a que una superficie quede sin primer, no se le aplique suficiente primer o se le aplique el primer incorrecto por completo. Todo lo cual puede hacer que la membrana se desprenda. Eso crea espacios en el sistema de membranas, dejando lugar para que la humedad penetre en el sustrato y debilite su integridad estructural.

La última es la falta de conocimiento de la humedad residual del sustrato

Como era de esperar, de las tres principales causas comunes de la falla de una membrana impermeabilizante externa, la humedad sigue siendo uno de los mayores obstáculos. Todo lo que hace falta es una mala preparación, instalación o aplicación del primer para que la humedad ingrese a la estructura y cause estragos.

Pero ¿y si la humedad ya estaba rodeando la estructura, pero había pasado desapercibida? Como ya habrán adivinado, esa es una situación bastante común. Y probablemente se deba a la falta de conciencia sobre la cantidad de humedad que tiene un sustrato.

Sin una estimación precisa de la humedad utilizando una herramienta como un medidor de humedad, existe una alta probabilidad de que el sustrato todavía tenga humedad residual. Cuando se deja sola, esa humedad puede interferir con la capacidad de una membrana para adherirse a un sustrato, provocando debilidad estructural.

Esto coloca las membranas en un lugar incómodo cuando se trata de sostenibilidad

Debido a que es tan fácil dañar las membranas solo con la aplicación y debido a que el daño puede tener graves consecuencias para una estructura, las membranas no deben considerarse como la solución sostenible ideal. Después de todo, no se puede llamar a algo sostenible si no se puede mantener de forma segura en un entorno durante mucho tiempo.

Sin embargo, es cierto que no todas las membranas fallarán inmediatamente durante la aplicación o después. ¿Qué pasa con esos entonces? ¿Llamaríamos sostenibles a los que pueden durar sin desgaste y no dañan su medio ambiente? Es discutible, pero en este caso, la respuesta probablemente sería no. Y eso se debe a que muchas membranas tienen una vida útil corta de alrededor de uno a 10 años antes de que se deterioren.

Después de eso, deben ser reemplazadas. Si no es así, entonces el daño por agua es una posibilidad aun más probable. Y si es así, entonces el equipo de mantenimiento del edificio necesita gastar recursos monetarios y de construcción para obtener la misma protección de impermeabilización.

Con todo, es una versión de sostenibilidad a muy corto plazo que está agotando recursos en períodos regulares innecesariamente, ya que existen formas de impermeabilización a largo plazo.

Peor aún, adquirir membranas externas tampoco es tan sostenible

Incluso si aún desea ceñirse a la especificación y al uso de membranas externas, es posible que le resulte cada vez más difícil hacerlo.

Por un lado, existe una escasez global de materiales que puede obstaculizar eso

Entre la pandemia en curso, el bloqueo pasado del Canal de Suez, el retraso de envíos, envíos más caros, y los apagones masivos en Texas que llevaron al cierre de plantas químicas, existe una escasez significativa de materiales a nivel mundial.

Y las membranas impermeabilizantes no han salido ilesas. A menudo fabricadas con plásticos y otros materiales que normalmente requieren petróleo crudo, las membranas se han visto afectadas en ambas áreas. Los plásticos son lo suficientemente difíciles de conseguir, que empresas como Acer y Dell están empezando a crear productos con plástico reciclado. Mientras tanto, el petróleo crudo se encuentra en una situación complicada diferente. En lugar de escasez del producto en sí, hay escasez de conductores de camiones en los Estados Unidos de América. Se necesitan al menos 50,000 conductores más. Con los dos materiales más difíciles de suministrar, las membranas impermeabilizantes también serán más difíciles de adquirir y probablemente aumenten sus costos a medida que aumente su demanda.

La percepción general es que esto podría mejorar en algún momento de 2022 o un poco más tarde. ¿Pero eso significa que deberías esperar?

Incluso sin escasez, las membranas seguirán siendo no ecológicas

Si bien solo algunas membranas usan plástico, casi todas requieren petróleo crudo en su fabricación. Y eso no augura nada bueno para el medio ambiente. Según el equipo de educación energética de la Universidad de Calgary, ya sea que se extraiga petróleo, se transporte, se refine o se use de otra manera, siempre hay un impacto ambiental. Extraerlo, por ejemplo, destruye la tierra que lo rodea. Y otras actividades de la industria petrolera pueden terminar produciendo químicos que contribuyen a la niebla tóxica o crean gases de efecto invernadero que aumentan el calentamiento global. Además, si durante cualquier parte de ese proceso, el petróleo se derrama, puede afectar las plantas, el suelo y el bienestar de los animales, haciendo que el medio ambiente sea sumamente tóxico.

Definitivamente tampoco es una forma de mantener el bienestar humano, lo que hace que las membranas sean aún menos ideales para la sostenibilidad.

Hoy en día, existen mejores alternativas

Y vienen en forma de aditivos impermeabilizantes cristalinos.

Para aplicar estos productos, los constructores tienen un solo paso y eso es todo. No se requiere trabajo manual detallado ni un período de tiempo prolongado. Todo lo que los constructores tienen que hacer es agregar el aditivo especificado a la mezcla de concreto. A partir de ahí, la mezcla tendrá las propiedades impermeabilizantes que necesita. Es un proceso breve y amigable que impermeabilizará permanentemente una estructura de hormigón sin el riesgo de errores de aplicación.

El único desafío real con el que se encontrará es encontrar la mezcla cristalina adecuada para el proyecto.
Solo investigue sus opciones para aditivos impermeabilizantes para concreto

El American Concrete Institute ha clasificado estos productos en dos categorías: aditivos reductores de la permeabilidad para condiciones no hidrostáticas (PRAN) y aditivos reductores de la permeabilidad para condiciones hidrostáticas (PRAH).

El primero de los dos lo recomendamos para uso de bajo riesgo. Los PRAN, como su nombre lo indica, no están destinados a soportar mucha presión de agua. En cambio, están más diseñados para repeler el agua. Con ese fin, a menudo utilizan productos químicos repelentes al agua. Estos pueden involucrar jabones, aceites vegetales o incluso petróleo. Dichos materiales funcionan para dejar una capa junto a los poros del hormigón que repele el agua y, al mismo tiempo, deja los poros abiertos. Sin embargo, los PRAN también pueden utilizar rellenos químicamente activos o inertes, que actúan como densificados para limitar la cantidad de agua que entra en los poros del hormigón. En cualquier caso, no se obtendrá impermeabilización hermética con ellos.

Lo que obtiene es una sólida solución a prueba de humedad. Por lo tanto, podría usar PRAN para proyectos que encontrarán un poco de entrada de humedad. Eso podría implicar su uso para repeler la lluvia de una estructura o para minimizar la humedad de la estructura.

Entonces, ¿qué pasa con los PRAH?

Ahora, esto es lo que realmente requiere atención. Se recomiendan para la impermeabilización a largo plazo contra la presión del agua pesada. Suelen utilizar un tapón de polímero hidrófilo o tecnología de cristal. Y eso crea una impermeabilización que es impenetrable al daño o deterioro y capaz de sellar grietas en el concreto.

Los PRAH son la opción perfecta para la impermeabilización en cualquier estructura de hormigón.

(¡Para obtener aún más detalles sobre estos aditivos impermeabilizantes y más, obtenga nuestro libro electrónico gratuito sobre el tema!)

Recomendamos Krystol Internal Membrane ™ (KIM®) para una impermeabilización PRAH completa y sostenible

Si desea una recomendación específica de PRAH, le sugerimos KIM.

Cuando usted lo especifica, KIM se agrega a la mezcla de concreto donde dispersa la tecnología Krystol® por toda la mezcla. De esa manera, una vez que el concreto se cura, la tecnología permanecerá inactiva en todo el concreto hasta que encuentre agua. Una vez que eso suceda, la tecnología se activará y reaccionará con el agua y las partículas de cemento no hidratadas creando cristales entrelazados (que se pueden ver visiblemente reaccionar). Estos cristales continúan llenando los poros capilares y las micro-grietas en el hormigón. Eso bloquea el paso del agua.

Y lo hace durante toda la vida del hormigón, ya que KIM permanece dentro del hormigón de forma permanente.

Por lo tanto, obtiene impermeabilización de por vida con el simple hecho de agregar KIM a una mezcla. Hay menos mano de obra involucrada y no hay riesgos de instalación, lo que le ahorrará tiempo y dinero a su equipo de construcción, acelerando su proyecto en el proceso. No hay problemas de escasez. Y aún mejor, KIM viene con varias ventajas de sostenibilidad:

  • Reduce la perturbación del sitio al eliminar la necesidad de excavación.
  • Elimina cualquier posible desperdicio que tenga al venir en bolsas disolubles de tamaño personalizado
  • No contiene compuestos orgánicos volátiles.
  • Tiene certificación NSF para uso seguro con agua potable
  • Garantiza que el hormigón tratado con KIM se pueda reciclar después de la demolición

Por lo tanto, cuando usa KIM, puede ganar puntos LEED al mismo tiempo que se beneficia de una impermeabilización permanente sin desperdicios que requiere menos tiempo y trabajo.

La falla de la membrana impermeabilizante es una señal para revolucionar su diseño

Cuando piense en la falla de la membrana impermeabilizante externa y lo común que es, considere cuáles son las alternativas. Existen muchos aditivos impermeabilizantes para el concreto que podrían resolver mejor los problemas que vienen con las membranas. Y si desea uno que le brinde una ventaja en el marco de sostenibilidad LEED, no tiene que buscar más allá que KIM. KIM revolucionará su diseño arquitectónico y lo ayudará a convertir su proyecto en la estructura ecológica hermética que está buscando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *