• abril 22, 2024

Nueva herramienta digital permite monitorear en tiempo real los incendios que asolan la Amazonía

AMA es el nombre de la plataforma desarrollada por la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), herramienta que ahora permite el monitoreo en tiempo real de los incendios que ocurran en toda la Amazonía e, incluso, recibir alertas tempranas de estos eventos que asolan los bosques amazónicos año tras año. La plataforma posibilita, además, el monitoreo de los cambios de uso del suelo y, por ende, el avance de la deforestación en esta vasta región sudamericana.

Según Natalia Calderón, directora ejecutiva de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), entidad que forma parte de RAISG, la plataforma AMA surge como consecuencia del creciente impacto de las quemas e incendios forestales en la Amazonía, los que entre 2001 y 2020 afectaron al 14% de la cuenca amazónica, cubriendo un millón cien mil kilómetros cuadrados de extensión, el equivalente a todo el territorio boliviano.

Existe una clara tendencia en el incremento de las quemas en la Amazonía, en ese sentido, si bien el promedio de superficie quemada anualmente llega a 170.000 kilómetros cuadrados, en los últimos años se experimentó un notorio aumento llegando, incluso, a registrarse un lamentable récord de 270.000 kilómetros cuadrados en 2020.

“Es alarmante que año tras año se revivan los incendios en la Amazonía, con importantes impactos en el cambio climático y pérdida de la extraordinaria riqueza natural existente en dicha región; se deben adoptar medidas efectivas para frenar prácticas que involucran las quemas”, afirmó Calderón.

La mayor preocupación del equipo de RAISG se centra en los incendios cíclicos que se producen en el territorio amazónico que comparten Brasil y Bolivia, donde se registra el 94% de todos los incendios forestales de Sudamérica.

EL APORTE DE AMA A LA CONSERVACIÓN

La plataforma AMA es fruto de dos años de intenso trabajo y la estrecha participación de más de 40 expertos, los que se encargaron de efectuar a detalle el mapeo de la región con el propósito de brindar información precisa y en tiempo real.

Por sus características, AMA se convierte en una herramienta única en Sudamérica gracias a la tecnología de avanzada que emplea, así como la calidad de datos que genera.

En ese marco, los usuarios podrán acceder a una plataforma amigable e intuitiva que permite el monitoreo de incendios forestales y la pérdida de cobertura forestal, así como realizar análisis sobre la ocurrencia y magnitud de estas presiones en la Amazonía. Asimismo, es posible conocer datos como superficies afectadas, ubicación, fecha de ocurrencia y relacionar datos históricos, tendencias y otras interpretaciones.

Según explica Marlene Quintanilla, directora de investigación y gestión del conocimiento de FAN, AMA busca brindar información oportuna y actual para apoyar acciones de incidencia tanto en la planificación, como en la mitigación, degradación, restauración y otras tareas que favorezcan la conservación de la Amazonía.

“Por la información que brinda y las posibilidades que ofrece para la elaboración de análisis, esta herramienta puede ser de gran utilidad para líderes políticos y funcionarios de gobierno, instituciones de la sociedad civil, lideres indígenas, académicos, periodistas, estudiantes, investigadores y donantes”, agregó Quintanilla.

En la plataforma AMA, el usuario cuenta con diversos cruces de variables, ya sea con enfoque regional, por país, territorios indígenas o áreas naturales protegidas. De igual forma, puede acceder a datos procesados en mapas, gráficas y figuras que permiten visualizar, analizar, procesar, descargar e imprimir datos existentes y generados, estableciendo hipervínculos con la fuente de información.

El desarrollo de la plataforma AMA ha sido posible gracias al apoyo de Good Energies Foundation, el Gobierno de Francia, a través de Conservación Internacional, y la Embajada de Suecia.

AMA es una herramienta de un alto valor de uso, permite visualizar una extensión territorial de 8,7 millones de kilómetros cuadrados, el equivalente al 40% de Sudamérica, en el que habitan más de 50 millones de personas y coexisten alrededor de 500 pueblos indígenas.