Notre Damme reabrirá sus puertas el 15 de abril de 2024

Notre Damme reabrirá sus puertas el 15 de abril de 2024

El 15 de abril de 2019 el mundo asistió atónito en directo por televisión al incendio de Notre Damme de París, la catedral más famosa del mundo, sin duda una de las catástrofes artísticas más grave de la historia. Dos años después y a pesar de la pandemia las obras avanzan a buen ritmo y se espera que las obras concluyan en el tiempo previsto

El presidente de Francia, Emanuel Macron ha visitado las obras acompañado de la ministra de Cultura Roselyne Bachelot, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo en su primer regreso a la catedral después del siniestro. En una entrevista publicada por Le Parisien, Macron insiste en que el compromiso del 2024 se cumplirá, serán los cinco años que se dijo. Lo que me importa es que se pueda respetar la planificación de las obras, con todo el respeto para los arquitectos y los oficios de arte”, dijo el mandatario.

Añadió que, precisamente el Gobierno ha convertido las obras en un escaparate para los artesanos y técnicos que trabajan en la reconstrucción. “Tenemos profesionales extraordinarios incluso empresas de toda Francia se han movilizado, también el bosque francés, en alusión a los robles que se han marcado para ser talados y utilizados en la reparación de la techumbre del templo gótico dañada por el fuego.

Ese reconocimiento a los artesanos fue la principal razón de la visita del presidente. “Es la ocasión de dar las gracias a todos los que han permitido salvar la catedral, a los que trabajan en su reconstrucción y a los 340.000 donantes del mundo entero, que han hecho posible estas obras” ha asegurado Macron.

La fecha de reapertura se mantiene como anunció Macron

El organismo que coordina las obras cuenta con devolver la catedral al culto y a las visitas turísticas el 15 de abril de 2024, aunque el trabajo no estará terminado por completo. El responsable de las labores de reconstrucción, el general Jean Louis Georgelin anunció que las obras de restauración empezarán a “finales de este año”, una vez terminado el trabajo de consolidación en verano, y asume el objetivo de reabrir la catedral en 2024 para las visitas y los oficios religiosos.

“Eso no significará, puntualiza Georgelin, que todo estará terminado, ya que el trabajo tendrá que continuar. Así, aunque el en el interior se habrá prácticamente terminado todo para el 2024 y por ejemplo se habrá montado de nuevo el gran órgano, que necesitará seis meses para ser afinado”, no se habrá terminado la restauración de las capillas.

El general, en cualquier caso, relativiza eso recordando que la primera piedra de Notre Damme se puso el año 1163.

Una primera fase llena de complicaciones

Como se ve ese compromiso de terminar las obras en cinco años, se mantiene pese a los tres desafíos que han complicado las intervenciones: la contaminación por plomo, la crisis sanitaria y la orden emitida por la prefectura que, debido al peligro, regula el número de personas que pueden estar en la catedral.

La reconstrucción empieza por fin a vislumbrarse, mientras termina la primera fase de consolidación que habrá durado más de dos años y que tenía por objetivo retirar el andamio quemado de la aguja y que amenazaba con derrumbar el edificio, la evacuación del gran órgano, las pruebas de restauración en las capillas y la limpieza de las bóvedas.

Antes de poder avanzar los técnicos intervienen ahora en la instalación de andamios en el interior para estabilizar las bóvedas con cimbras de madera y en la colocación de un protector para evitar que el agua entre en la catedral.

La restauración inició el segundo semestre de 2021

 El segundo semestre de este año marcó el inicio de la restauración propiamente dicha con algunos trabajos que ya empezaron como el protocolo para probar en la capilla de San Fernando y Nuestra Señora de Guadalupe, el proceso de limpieza que se usará en las 24 capillas de la catedral que se han probado con éxito.

También, ya se hizo la selección y tala de 1 .000 robles cuya madera se usará para reconstruir el armazón del transepto y la aguja destruidos en el incendio. Los estudios para la reconstrucción, muy avanzados han permitido zanjar la polémica sobre si realizar una intervención fiel a la versión original o añadir una apuesta contemporánea. Macron dio en julio de 2020 el visto bueno al plano de reconstrucción, aunque, según la entidad responsable de las obras será cercano al de la cubierta desaparecida pero no idéntica. “No será un simple facsímil de la obra desaparecida, fiel al diseño medieval, restituirá las reparaciones pertinentes en el plano estructural o patrimonial”, indica el organismo en una nota.

La empresa Socra, responsable de le restauración de las estatuas de cobre de la aguja, que habían sido retiradas del techo días antes del fuego y se salvaron, han retocado también el gallo que coronaba el pico de la construcción y que cayó al suelo durante el incendio, aunque sin sufrir daños importantes. Por eso el gallo, animal símbolo de Francia, tan solo ha sido retocado no restaurado.

Además, el director de cine Jean-Jacques Annaud (El nombre de la rosa) está preparando actualmente una película.

La catedral ha recibido donaciones de todo el mundo por valor de 833 millones de euros (casi 1.000 millones de dólares), una cantidad que puede resultar espectacular, pero que podría no ser suficiente para el total de las obras y los gastos que quedan por cubrir, por lo que la demanda de donativos continúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *