• junio 15, 2024

Los derrumbes de diciembre solo afectaron el 0,76% de la carretera de El Sillar

Las inusuales precipitaciones pluviales caídas en la región de Chapare durante la primera quincena del mes de diciembre de 2023 ocasionaron dos derrumbes y un desplazamiento de plataforma. Los incidentes afectaron menos del uno por ciento de la carretera y la empresa Sinohydro tardó menos de 24 horas para restituir la circulación vehicular en esta vía, la más importante para el comercio en Bolivia.

El primer deslizamiento se produjo a la altura del kilómetro 5 de la nueva doble vía y afectó 140 metros de plataforma; este incidente desplazó aproximadamente 25 mil metros cúbicos de mazamorra sobre el camino. La rápida intervención de Sinohydro, que desplazó personal y maquinaria que tiene disponible en el sector, permitieron que los restos del derrumbe se limpiaran en menos de 26 horas, lo que permitió reestablecer la circulación vehicular.

El segundo incidente fue un derrumbe en el kilómetro 8 en el que trece mil metros cúbicos de piedras y tierra interrumpieron 80 metros de camino. Igualmente esta interrupción duró apenas algunas horas gracias a la intervención al personal y la maquinaria de la empresa constructora.

El tercer incidente fue un hundimiento de la plataforma por el desborde de un torrente a la altura del kilómetro 28, pero que no llegó a interrumpir el paso de automotores. Igualmente la empresa trabajó de inmediato para remediar el problema.

Sector complicado

El Sillar, el sector donde se construyó la carretera, representa un enorme desafío para la ingeniería, ya que en él confluyen problemas geológicos como la presencia de una capa de roca meteorizada (fracturada) de aproximadamente 15 metros de profundidad, lo que obliga a asentar segmentos de la plataforma sobre pilotes que penetran hasta 18 metros debajo del suelo chapareño.

Como si este no fuera ya suficiente reto, la región tiene el mayor nivel de precipitaciones pluviales anuales, que bordean los seis mil mililitros anuales, cinco veces más que el promedio del país. “Este factor, sumado a las lluvias de diciembre de 2023, inusualmente intensas a consecuencia del fenómeno de El Niño, produjeron el desborde de las torrenteras cuyo caudal produjo el hundimiento del kilómetro 28” explicó gerente de Sinohydro y vocero del proyecto, Wu Wei.

Rápida habilitación

En cuando se produjeron los incidentes en diciembre, la empresa dispuso que la maquinaria, que se encuentra en el sector, trabaje de inmediato en la rehabilitación de la circulación. Por ejemplo, en el derrumbe del kilómetro 8, tres excavadoras, tres palas cargadoras, y diez volquetas fueron desplazadas junto un gran grupo de personas que dejaron transitable el camino en pocas horas.

“Siempre ha habido derrumbes, la diferencia es que ahora la empresa limpia todo rápido, antes se tardaban hasta un mes, pero ahora han habilitado rápido, en horas ya había circulación”, comenta Basilio Apaza Delgado, miembro del Sindicato Agrario de El Chocolatal desde hace 20 años.

En el pasado, cada época de lluvias (entre noviembre y marzo) el tránsito en el sector se interrumpía por derrumbes, mazamorras, inundaciones y los cortes de ruta podían durar hasta 30 días.

Corredor logístico

La zona de El Sillar no solamente es el lugar por el que atraviesa el corredor logístico más importante de Bolivia, sobre cual diariamente transitan más de 150 mil toneladas de carga entre oriente y occidente, también es una zona propensa a deslizamientos e inundaciones por su inestabilidad geológica.

“En los últimos años, una gran inversión del pueblo boliviano permitió las obras de ingeniería para la construcción de una carretera de doble vía, que garantiza que el tramo de 30 kilómetros sea transitable durante todo el año”, concluyó el gerente.