La recuperación económica boliviana es lenta, la Expocruz 2021 será otro impulso para la reactivación

La recuperación económica boliviana es lenta, la Expocruz 2021 será otro impulso para la reactivación

El Gobierno es menos optimista que los organismos internacionales de financiamiento con respecto al crecimiento económico 2021, lo cierto es que hay una muy alentador despegue en algunos sectores

Hay una lenta recuperación de la economía boliviana, que podría compararse, (anecdóticamente) con una persona que vive en un segundo piso, baja once gradas y para volver, debe subir las mismas 11 gradas. La economía del país entre elecciones y pandemia, (30 meses) decreció – 11 %, aunque en 2021 logró subir tres gradas(puntos) lo que resulta alentador, pese al pesimismo del Gobierno que vaticina 4% mientras que organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticina un crecimiento del 4%, el Banco Mundial 5%, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) 4.9%.

El economista Waldo López sostuvo que es recuperación no es suficiente para sentirnos seguros como lo estábamos en las “11 gradas”, meta a la que llegaremos en 2022 si las herramientas económicas son correctamente utilizadas y la voluntad de las autoridades es positiva y se ajusta al mejor de los programas propuestos para reactivas las finanzas bolivianas. “En Bolivia estamos en etapa de recuperación y por eso no nos sentimos bien”, razonó el profesional.

López definió su posición sobre los planes de recuperación económica. “El factor más importante que debe ponerse en práctica generar un clima de negocios para la empresa privada, el Estado invierte mucho pero no genera porque invierte en sectores que no son tan intensivos en mano de obra, en movimiento económico. Se proyecta, por ejemplo, que YPFB invierta una millonaria suma para exploración que no genera empleo, lo mismo se hace con la siderurgia del Mutún”, aseveró

Agregó que, el sector privado por la coyuntura de la reactivación precisa que se disminuyan los impuestos, un factor llega a ayudar incluso psicológicamente. Segundo: se precisa una inyección económica del Banco Central de Bolivia (BCB) al sector financiero, el año pasado el BCB le compró bonos a las AFPS por un valor de tres mil millones de boliviano que las afps depositaron en el sistema financieros. Si el BCB hiciera eso por unos 5 mil millones, las entidades financieras tendrían mucha más liquidez.

La tercera variable son los mercados, necesitamos mercados no solo dentro del país, sino afuera para vender nuestra producción y la cuarta opción es que el Gobierno y los Subnacionales paguen las deudas, que son muy grandes con las empresas constructoras. Los municipios, las gobernaciones deben honrar sus deudas porque el sector de la construcción es el que más efecto multiplicador ostenta, para una construcción requiere materiales y mano de obra e insumos que genera un movimiento grande.

Estos factores son que se lo puede hacer, y finalmente el Gobierno tiene que dialogar con todos los sectores, grandes y pequeños como el eco turismo, la construcción, los que están en el rango de la vivienda el dialogo genera confianza en la mayor parte de los países del mundo lo primero es generar confianza para adoptar medidas de schock.

Bolivia en este momento está viviendo de la reactivación de la agropecuaria que ha levantado bastante, también de los servicios de la administración pública ampulosa, que cuando crece desplaza al sector privado. Eso es contraproducente, al corto plazo se siente una mejoría, pero al largo es cuando debilita al conjunto de la economía, debe de haber una buena complementación entre el Estado y el sector privado.

López dijo que por cuestión de precios internacionales otros sectores como el de la soya y el minero están en ascenso, plata, estaño están en repunte. En el gas y petróleo no andan bien las cosas y Bolivia ha perdido porque la disminución de las exportaciones y los ingresos por concepto del gas influyen mucho y han disminuido por dos factores: la reducción de los volúmenes de producción y porque bajaron los ingresos, hubiera sido distinto si hubiéramos tenido muchos más volúmenes para vender, aunque baje el precio que multiplicado por la cantidad da un buen número. “Y de una vez por todas los bolivianos debemos despojarnos de la costumbre de los patrones de acumulación extractivista, pasar a los recursos renovables. Santa Cruz tiene una economía más diversificada porque el sector agropecuario siempre tiene una base de crecimiento, nunca (a no ser por desastres naturales calamitosos) baja la producción, siempre en épocas de crisis Santa Cruz motoriza la economía.

Bolivia un pais pobre que rechaza ayuda

En Bolivia el Gobierno es inflexible en solicitar ayuda económica a los organismos internacionales, porque cree en su modelo nacional productivo. Al respecto, López dijo que las dos cosas se pueden hacer, se debe buscar financiamiento internacional, con soberanía.  En esta época de la pandemia los organismos internacionales están muy flexibles, muy amplios no están imponiendo medidas como el control del gasto u otras imposiciones que suelen hacer para financiar dinero.

El FMI está pronto a desembolsar los derechos especiales de giro, en el caso de Bolivia hay problema porque el país los recibió antes, cerca de 200 millones de dólares, el Gobierno de transición también recibió un préstamo por 250 millones del FMI que lo están devolviendo. Estas contradicciones son amargas, el Gobierno tiene que pensarla bien porque en algún momento va a tener que acudir al FMI, porque sería la excepción, ser un país pobre y no acudir a los organismos internacionales. Todos los hacen: No hemos salido de la pobreza sigue el 40 % de nivel. Antes de la pandemia bajó al 36 hoy va por el 42%. Entonces por soberbia o razones ideológicas no podemos dejar de acudir a financiamiento internacional y es además el capital más barato que nos van a prestar.

Bolivia tiene que colocar 3.000 milllones de dólares en bonos y donde en la Bolsa de Valores, un ente privado una horda de buitres a los que no escapan los plazos y las tasas de interés son astronómicas, lo que no ocurre con los organismos internacionales que son más bajas, también hay que negociar las deudas bilaterales. La pandemia ha enseñado a reinventarse y eso es los que tenemos que hacer todos

Expectativas para la feria exposición

Waldo López dijo que al ser presencial y ser una vitrina va a mostrar mucho al exterior y transmitirá al mundo que Santa Cruz se está recuperando, como es una feria internacional en ese caso sería que Bolivia está en recuperación. Es fundamental su verificativo porque hay muchos empresarios que vienen de otros países y del interior, “creo que la Rueda de Negocios que es un indicador importante va a transmitir al exterior que hay un excelente clima de negocios y permitirá mostrar que el sector privado tiene la intención de aporta mucho más de los que hasta ahora lo está haciendo para la reactivación porque tiene la intención de hacerlo y necesita condiciones para mejorarlo”.

La feria genera innovación tecnológica para los sectores industrial, agropecuario, vienen empresas internacionales con tecnología de punta. También llegan inversionistas internacionales que quieren tener sus oficinas en Bolivia y financiar o invertir. La Feria va mostrar un signo de recuperación y creo que para septiembre la mayoría de los bolivianos con edad económicamente activa ya estaremos vacunados contra el Covid-19, vamos a tener que ir a la feria con barbijo para observar el desarrollo económico.

Lamentó que muchas empresas que, tradicionalmente amenizaban la muestra, cerraron y otras cambiaron de rubro. Su ausencia se notará, pero las condiciones aún no están dadas para su blindaje por eso es necesario que el Gobierno genere un clima de negocios para los privados que necesita financiamiento más barato y otras prerrogativas, auxilios tributarios perdonazos, finalmente necesita mercado y bajar los tributos porque si uno compara los niveles de tributación con Paraguay tributamos más los bolivianos.

No vamos a tener una feria como las de siempre, pero, tendremos una que va reactivar la economía empleo y quizá vamos a asistir al cierre de muchos estands tradicionalmente partícipes. Ojalá no sea así. La feria eleva el estado de ánimo. Para el caso bolivianos es el canal más grande para recibir innovaciones tecnológicas, ayuda a que se conozca que el país tiene como exportar. La visión que nos estamos integrado al mundo global, requiere mejores condiciones de desarrollo.

No a la devaluación

En este momento no es aconsejable una devaluación porque sobrevendría un ciclo de inflación, hay deudas en dólar, todo se encarecería. Los indicadores confiables dicen que se puede aguantar sin devaluar, ojalá aumenten las exportaciones para evitar esa medida que es siempre traumática.

Parar ello hay que liberar las exportaciones de soya, renviar carne a china, seguir con la recuperación de la minería y el gas y. La devaluación depende de dos factores: escasez del dólar o productividad al final. Todo depende del Estado que tiene que ser lo más competente posible. Estamos viviendo una de las peores crisis económicas de la historia de Bolivia, pero le hacemos frente al temporal, podemos hacerlo mejor en libertad y colaboración entre lo público y privado necesitan darse la mano, hagan mayor esfuerzo para integrar agendas y generar ambientes idóneos para salir de la crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *