• marzo 1, 2024

Inversión en infraestructura el camino para impulsar el crecimiento de Santa Cruz

En las últimas décadas, el departamento de Santa Cruz se ha convertido en un auténtico motor del desarrollo boliviano, liderando en diversos aspectos como inversión, exportación, crecimiento económico y población. Su ascenso constante y sostenido ha llevado a que se erija como la región más importante del país, con una contribución al Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia que alcanza el impresionante 29 por ciento.

Este fenómeno de crecimiento económico en Santa Cruz no es una casualidad, sino el resultado de una serie de factores clave que han convergido en la región. Uno de los pilares fundamentales de este éxito ha sido la inversión en infraestructura. La construcción de carreteras modernas, puentes, aeropuertos y puertos fluviales ha mejorado significativamente la conectividad de Santa Cruz con otras regiones de Bolivia y países vecinos. Esta inversión en infraestructura ha facilitado el flujo de bienes y servicios, impulsando el comercio y la inversión en la región.

Además, Santa Cruz ha logrado diversificar su economía a lo largo de los años, lo que ha contribuido a su crecimiento sostenido. Si bien históricamente fue conocido por su producción agrícola, en particular de productos como la soya, el departamento ha avanzado hacia la implementación de industrias más diversas. La expansión de sectores como la manufactura, la tecnología y la energía ha creado oportunidades de empleo y ha aumentado la productividad económica.

La posición geográfica estratégica de Santa Cruz también ha sido un factor determinante en su éxito. Su proximidad a los mercados de Brasil y Argentina ha convertido a la región en un importante centro de exportación. La exportación de productos agrícolas, manufacturados y servicios ha contribuido significativamente a los ingresos de Santa Cruz y, en última instancia, al PIB de Bolivia.

No obstante, el crecimiento económico y la inversión en infraestructura no son los únicos factores que han impulsado a Santa Cruz al frente del desarrollo boliviano. La región también ha experimentado un aumento constante en su población. La migración interna y la llegada de personas de otras partes del país en busca de oportunidades laborales y económicas han contribuido al crecimiento demográfico. Esta diversidad poblacional ha enriquecido la cultura y la dinámica social de Santa Cruz.

Es importante destacar que el éxito de Santa Cruz no solo beneficia a la región en sí, sino que tiene un impacto positivo en todo el país. Su contribución al PIB boliviano es innegable y su capacidad para atraer inversión y crear empleo es un factor crucial para el desarrollo nacional.

Gobernación Cruceña prioriza la gestión en benéfico del departamento

El municipio de Lagunillas, en la provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz, ha sido testigo de un importante hito en su desarrollo con la inauguración de un tramo carretero de más de 8 kilómetros. Esta obra, conocida como “La vinculación caminera,” ha sido impulsada por la Gobernación de Santa Cruz y representa una inversión que supera los 44 millones de bolivianos.

Humberto Santander, director de Obras Públicas de la Gobernación cruceña, señaló “que la obra Aratical – Lagunillas cuenta con un paquete estructural de 22 centímetros, un puente equipado con todas sus protecciones, y una señalización que cumple con todas las normas establecidas”. Añadió Santander que esta obra se alinea con el mandato del gobernador Luis Fernando Camacho de mejorar la conectividad en el departamento.

La población expresó su satisfacción y agradecimiento por la culminación de este proyecto tan esperado. Esta nueva carretera beneficiará a 23 comunidades de la región, facilitando el acceso y la conectividad de los pobladores.

Además de la infraestructura vial, la Gobernación de Santa Cruz ha puesto un fuerte énfasis en promover la cultura y el desarrollo integral de la niñez en el departamento. Esto quedó patente en la realización de la Feria “Tiluchi Cultural,” organizada por el Servicio de Políticas Sociales (Sedepos) de la Gobernación. La feria contó con la participación de 120 niños de las guarderías autonómicas, quienes exhibieron lo que han aprendido sobre la cultura de Santa Cruz.

El programa de la Gobernación también incluye medidas para abordar las necesidades básicas de las comunidades. En el municipio de San Matías, se implementaron pozos de agua, cañerías y politubos para alrededor de 675 familias. Javier Porras, director del Servicio de Gestión de Recursos Hídricos, explicó que este esfuerzo se está llevando a cabo en toda la provincia Ángel Sandoval para mejorar el acceso al agua. Se destacó la colaboración con las provincias para abordar las deficiencias de agua y se anunció la perforación de cinco nuevos pozos en el futuro.

El compromiso de la Gobernación de Santa Cruz con el bienestar de su población es evidente a través de estas acciones que abarcan la infraestructura, la cultura y las necesidades básicas. Con la entrega de pozos de agua en el municipio de Porongo, se beneficiaron más de 2,800 familias, marcando el inicio de una serie de inauguraciones que llevarán el acceso al agua potable a miles de cruceños en todo el departamento.

La Gobernación de Santa Cruz continúa trabajando incansablemente para el progreso y el bienestar de su gente, y estas obras y proyectos son un testimonio del compromiso de las autoridades con el desarrollo de la región.

El vicegobernador del departamento de Santa Cruz, Mario Aguilera, en su visita de inspección a la construcción del puente Urubó Village, una obra de gran importancia que ya ha alcanzado un impresionante 34% de avance. Esta infraestructura, con una inversión total de 12 millones de dólares, está destinada a conectar las localidades de Porongo y Santa Cruz de la Sierra, mejorando significativamente la conectividad en la región.

El puente Urubó Village es una respuesta a la creciente necesidad de mejorar la infraestructura vial en la zona. El vicegobernador destacó que esta área experimenta un flujo de aproximadamente 30,000 vehículos diarios, lo que subraya la importancia de esta obra para facilitar la comunicación y promover el crecimiento poblacional y la formalización de asentamientos en el municipio de Porongo.

En palabras de Aguilera, “los puentes son cabalmente esos lazos oportunidades de comunicación y complementariedad más fluida y ágil que permita atender las necesidades de la población en la región metropolitana de Santa Cruz”. Su discurso enfatiza la relevancia de esta construcción para el desarrollo y la cohesión de la comunidad.

El puente Urubó Village contará con dos vías, una en sentido Santa Cruz – Porongo y otra en sentido Porongo – Santa Cruz. Además, se incluirán una ciclovía y una vía peatonal, promoviendo así un enfoque integral en la movilidad y la conectividad.

El proyecto del puente Urubó Village representa una pieza clave en el desarrollo de la región. Este segundo puente sobre el Río Piraí, en Santa Cruz de la Sierra, está diseñado para ser la principal ruta de acceso a la nueva urbanización residencial de Urubó Village. Se ha concebido como una estructura singular que elevará los estándares de calidad del complejo residencial y empresarial, al mismo tiempo que se integrará armoniosamente con el entorno del valle.

La metodología de diseño y construcción empleada se basa en un puente extradosado, una solución económica y efectiva para puentes de luces intermedias, ideal para cruzar valles anchos, reduciendo el número de pilas necesarias. Con una longitud total de 400 metros distribuidos en cuatro vanos con luces de 69+131+131+69 metros, el puente ofrece un tablero de 18 metros de ancho, que incluye cuatro carriles para vehículos y dos aceras peatonales. La estructura del tablero es de hormigón pretensado y se construye mediante el método de voladizos sucesivos con dovelas fabricadas in-situ mediante carros de avance.

Las pilas del puente, flexibles y de doble tabique, están monolíticamente conectadas al tablero, lo que minimiza los efectos debidos a deformaciones y optimiza los costos de construcción y mantenimiento al eliminar la necesidad de aparatos de apoyo y apoyos temporales. Los pilonos sobre el tablero presentan una forma de A orientada en la dirección paralela al eje del tablero y alojan cada uno 10 tirantes con geometría en forma de arpa, lo que mejora la visibilidad y transparencia de la estructura.

El diseño del puente cumple con las especificaciones de AASHTO LRFD, PTI y otras normativas y recomendaciones internacionales para este tipo de infraestructuras, lo que garantiza su eficiencia tanto desde el punto de vista constructivo como estético.

El puente Urubó Village se erige como un símbolo de progreso y conectividad para la región de Santa Cruz, contribuyendo al desarrollo económico y social de la zona y brindando una solución de movilidad moderna y sostenible. Su finalización en septiembre de 2024 marcará un hito en la historia de la infraestructura de Santa Cruz de la Sierra y Porongo.

Santander también resalto que uno de estos proyectos que ha destacado recientemente es la construcción del Puente Victoria, ubicado en el municipio de San Pedro. Este puente, que actualmente se encuentra en su fase inicial de construcción, promete ser un impulsor significativo del desarrollo económico y agrícola en la región del Norte Integrado cruceño.

Según los informes el proyecto del Puente Victoria ha alcanzado un impresionante avance del 35% en su primera fase de construcción, que incluye la fundación del puente y la finalización de los trabajos de pilotaje en los extremos. Además, se ha anunciado que en los próximos 10 a 15 días se llevará a cabo el pilotaje en la otra orilla del río, lo que marcará un paso importante en el camino hacia la finalización de la obra en septiembre de este año.

La importancia de este puente no se limita solo a su carácter de infraestructura; también cumple un papel fundamental en la integración de las provincias Obispo Santistevan y Guarayos. La conexión entre estas dos regiones será esencial para el desarrollo económico y la expansión de oportunidades en el departamento de Santa Cruz.

Además de la construcción del Puente Victoria, se ha anunciado que pronto comenzará la ejecución de otro importante proyecto en el norte de Santa Cruz. Se trata de la construcción del tramo carretero conocido como Colonia Piraí-Canandoa, que contará con una inversión significativa de más de 27 millones de bolivianos. Este proyecto incluirá la pavimentación con material rígido y contribuirá aún más al desarrollo de la infraestructura vial en la región, mejorando la conectividad y facilitando el acceso a áreas remotas.

Gobierno Municipal trabaja por la metrópoli cruceña  

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz, está realizando en la zona del BRT del primer anillo, está llevando a cabo una serie de proyectos de embellecimiento y desarrollo en la ciudad con una inversión significativa de alrededor de Bs 10 millones. Estas iniciativas tienen como objetivo transformar la apariencia y la infraestructura de la zona, mejorando la calidad de vida de sus habitantes y atrayendo a turistas.

El plan de transformación se ha dividido en dos fases. La primera fase se centra en la mejora de la infraestructura vial, que incluye el retiro de cordones, la instalación de nueva señalización vertical y horizontal, así como la colocación de semáforos en varios puntos estratégicos del primer anillo. Estas mejoras no solo mejorarán la circulación del tráfico, sino que también contribuirán a la seguridad vial en la ciudad.

La segunda fase se enfoca en la mejora de las estaciones a lo largo del primer anillo. Se están considerando diferentes propuestas, como la implementación de puntos policiales en áreas de mayor inseguridad, la creación de atracciones turísticas y la incorporación de áreas de comida rápida, entre otras opciones. Estas mejoras buscan crear espacios atractivos y funcionales para los ciudadanos y visitantes.

Uno de los proyectos más destacados es la creación de un atractivo turístico en el Distrito 7, que incluye la construcción de una laguna de regulación. Este proyecto ha avanzado significativamente, con un progreso del 27% en su primera fase y una inversión que supera los Bs 12 millones. La laguna de regulación contará con una amplia variedad de instalaciones, como áreas de estacionamiento, senderos para trotar, ciclovías, áreas de recreación para niños y medidas de protección ambiental.

El Gobierno Municipal también está comprometido con la preservación del entorno natural y tomará medidas estrictas para evitar la contaminación y el mal uso de este espacio.

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz está invirtiendo más de Bs 6 millones en la reparación de un canal y la construcción de un nuevo puente en el Distrito 5. Esta obra beneficiará a los vecinos al mejorar la circulación vehicular y facilitar el acceso a sus hogares. Además, se están tomando medidas para garantizar que la construcción no afecte negativamente a los residentes locales.

Otro proyecto ambicioso que está en desarrollo es el Tren Metropolitano, que tiene como objetivo integrar las ciudades de Santa Cruz, Warnes, Montero y el Aeropuerto Internacional Viru Viru. Este proyecto busca modernizar el transporte público, ofreciendo a los ciudadanos una opción cómoda, rápida y segura.

El diseño final del Tren Metropolitano se ha presentado como un paso importante hacia la realización de este proyecto. Se prevé la creación de tres líneas ferroviarias, lo que mejorará significativamente la movilidad urbana y reducirá las emisiones de CO2. Además, se planea incorporar tecnología moderna, cámaras de vigilancia, pantallas informativas, aire acondicionado, calefacción y acceso a internet para mejorar la experiencia de los usuarios.

El Gobierno Municipal está trabajando en colaboración con el Gobierno Nacional para llevar a cabo este proyecto. Se ha planteado un modelo de negocio público-público, que involucra al Ministerio de Planificación y al Ministerio de Obras Públicas. La voluntad política para concretar este proyecto es evidente, y se espera que los municipios vecinos, Warnes y Montero, se unan al esfuerzo. Además, se buscará la aprobación de los concejos municipales y el Legislativo cruceño para avanzar en este proyecto de gran envergadura.

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz está demostrando un compromiso significativo con el desarrollo y la modernización de la ciudad, con proyectos que mejorarán la calidad de vida de sus habitantes y contribuirán al crecimiento económico y turístico de la región.

Obras promovidas por el Estado

El Gobierno Nacional de Bolivia ha asignado una inversión significativa de más de 4.597 millones de bolivianos para impulsar la construcción de al menos 10 proyectos carreteros en el departamento de Santa Cruz. Estos esfuerzos tienen como objetivo principal mejorar la infraestructura vial en la región oriental del país, conectando pueblos y municipios, y promoviendo así el desarrollo económico y social en esta zona estratégica de producción y exportación.

José Antonio Costa responsable de Infraestructura del Ministerio de Obras pública, destacó la importancia de esta inversión en infraestructura vial, afirmando que más de 4.597 millones de bolivianos se están destinando exclusivamente a carreteras, sin tener en cuenta otras áreas como telecomunicaciones y aeropuertos. Esta inversión demuestra el compromiso del Gobierno con el desarrollo y crecimiento de Santa Cruz y sus comunidades.

Costas también señaló, que uno de los proyectos destacados es la carretera San José – San Ignacio de Velasco, que cuenta con el respaldo del Banco Mundial y ha alcanzado un avance físico de más del 40%. Esta vía mejorará significativamente la conectividad en la región y facilitará el transporte de mercancías y personas.

Además de las nuevas construcciones, se están llevando a cabo rehabilitaciones en otras vías existentes, lo que beneficia a las familias cruceñas, las empresas constructoras y los productores locales. La inversión millonaria en infraestructura vial contribuirá al desarrollo económico sostenible de la región.

Costas también mencionó que el compromiso del Gobierno en el ámbito industrial. A través del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem), se garantiza una inversión superior a los 1.679 millones de bolivianos para la construcción de 20 nuevas industrias en todo el país. Estas industrias incluyen la producción de agroinsumos, vidrio, aceite y otros productos esenciales.

En total, el Gobierno está construyendo 43 nuevas industrias en diversas regiones de Bolivia, con una inversión total de 4.169 millones de bolivianos. Entre las industrias planificadas para el departamento de Santa Cruz, se encuentra una planta en Pampa Grande, a cargo de la Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes (EEPAF). Además, la Empresa Pública Productiva Industria Boliviana de Aceites Ecológicos (IBAE) implementará cuatro plantas de extracción de aceite vegetal y aditivos, junto con centros de acopio y almacenaje de residuos líquidos, con una inversión garantizada de 847,2 millones de bolivianos.

El Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural ha asignado un presupuesto de 668 millones de bolivianos para la ejecución de al menos 12 proyectos de industrialización este año, lo que contribuirá aún más al crecimiento económico de Bolivia.

Uno de los proyectos clave que promete desempeñar un papel fundamental en este proceso es el Proyecto Siderúrgico del Mutún, que está programado para comenzar a producir acero en el primer trimestre del próximo año. Este proyecto no solo representa un hito significativo en el avance tecnológico y económico de la región, sino que también tiene el potencial de cubrir una parte sustancial de la demanda interna de acero, contribuyendo así al crecimiento industrial de Bolivia.

El Ingeniero Jorge Alvarado presidente interino de la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM), ha anunciado con entusiasmo que el Proyecto Siderúrgico del Mutún está avanzando a un ritmo impresionante. Actualmente, el proyecto ha alcanzado un impresionante 76 por ciento de avance físico, lo que indica un progreso constante en la construcción y desarrollo de las instalaciones. Además, el proyecto se encuentra en buen estado en términos de presupuesto económico, con un 80 por ciento de los recursos asignados ya utilizados de manera efectiva.

Uno de los logros más notables es la adquisición y montaje exitoso del reactor del Complejo Siderúrgico. Este componente crucial llegó en agosto pasado y ahora está en proceso de montaje y calibración. El reactor es una pieza impresionante, con un peso de 175 toneladas, una longitud de 26 metros y un ancho de aproximadamente 7 metros. Esta máquina de alta tecnología será el corazón del proceso de producción de acero en el Mutún.

El Proyecto Siderúrgico del Mutún se basa en un enfoque innovador de producción de acero a través de la reducción directa del mineral. Esta técnica permite la obtención de “hierro esponja”, un producto de alta calidad que servirá como materia prima con valor agregado para la producción de acero. La reducción directa del mineral implica la conversión del mineral de hierro en hierro esponja utilizando gas natural o carbón como agente reductor, evitando así la necesidad de pasar por el proceso de producción de arrabio, lo que hace que este método sea más eficiente y sostenible.

La puesta en marcha exitosa del Proyecto Siderúrgico del Mutún tendrá un impacto significativo en el desarrollo de Santa Cruz y de Bolivia en su conjunto. Además de generar empleo en la región, el proyecto tiene el potencial de satisfacer hasta el 50 por ciento de la demanda interna de acero del país, reduciendo así la dependencia de las importaciones y fortaleciendo la industria nacional. Además, el uso de tecnologías de vanguardia en la producción de acero promoverá la innovación y el desarrollo tecnológico en la región.

Varias organizaciones del departamento boliviano de Santa Cruz están haciendo un llamado enérgico a una mayor inversión en infraestructura. Estos llamamientos varían desde declaraciones y estudios de asociaciones locales hasta bloqueos de carreteras que han dejado a la región casi aislada. La demanda de infraestructura en Santa Cruz se ha convertido en un tema candente en la agenda política y económica del departamento.

Se necesita mayor inversión pública en Santa Cruz

La Cámara de la Construcción de Santa Cruz, conocida como Cadecocruz, ha estado liderando este llamado a la inversión en infraestructura. Afirman que la mayor parte de las inversiones en infraestructura del país las realiza el sector privado, y que los proyectos públicos están seriamente rezagados debido a su mala ejecución. En el presupuesto del año pasado, apenas se gastó la mitad de los fondos asignados a infraestructura, y este año se ha presupuestado incluso menos dinero para estos proyectos. La presidenta de Cadecocruz, María Carolina Gutiérrez, expresó su preocupación por la falta de apoyo del sector público en los tres niveles gubernamentales, señalando que esto está ralentizando el crecimiento económico en Santa Cruz y en toda Bolivia.

Otra voz que se ha sumado al llamado por una inversión en infraestructura pública es el Instituto de Inteligencia Metropolitana de Santa Cruz, una organización que reúne a diversas instituciones, desde la sociedad de ingenieros hasta universidades. Han publicado un estudio que destaca la necesidad de una mayor infraestructura de transporte para el área metropolitana de Santa Cruz y los municipios circundantes. También abogan por una revisión en la forma en que se comparten las responsabilidades entre los niveles de gobierno. El estudio enfatiza que es esencial otorgar a los gobiernos departamentales más competencias en presupuestos, ordenamiento territorial y protección del medio ambiente.

En términos de proyectos específicos, el instituto propone mejoras en la carretera entre la ciudad de Santa Cruz y la cercana Montero, convirtiéndola en un “corredor metropolitano”. Esto incluiría vías de acceso a intervalos regulares, incluyendo una conexión al aeropuerto Viru-Virú. Además, proponen un sistema de transporte público intermodal que abarcaría un total de 150 kilómetros, con una línea de tren suburbano de 90 kilómetros entre La Guardia y Montero y corredores de buses de tránsito rápido (BTR) en el resto de la red. Este ambicioso proyecto se estima en US$750 millones, pero se espera que se recupere a través del desarrollo de viviendas a lo largo de los corredores y la línea del tren.