Instalaciones

Instalaciones

Su número ha crecido, a las de agua se sumaron las eléctricas, gas y también electrónicas, satelitales, de fibra óptica que si bien forma parte de la conectividad de corriente tradicional tienen cierta autonomía en el uso, poseen enchufes, interruptores o tomacorrientes propios que posibilitan las operaciones por separado o son inalámbricas como los casos de robótica y domótica que son modelos de confort “inteligente”.

Normalmente las instalaciones tienen dos etapas, inicia cuando la edificación está en obra gruesa. Durante la elaboración del diseño se plantea el cronograma que deben seguir las conexiones, los materiales a ser utilizados, se determina la ubicación de los tubos, cañerías, precisando las dimensiones con potenciales de dilatación y contracción y se establecen los ductos por los que recorrerán los conductores.

La segunda etapa se realiza en la obra final, cuando está revocada la construcción, se coloca los accesorios, el cableado es mimetizados, se cierra y entrelaza los circuitos, de acuerdo a las regulaciones del proyecto.

En edificios de más de dos plantas es preferible dividir el sistema eléctrico en dos circuitos, uno de luces y otro de tomas, después se ubica los que corresponden a acondicionadores de aire y análogos.

En la parte hídrica, el diseño original es la base, en él se establece los espacios externos; dónde empiezan y terminan los ductos, el enlace con la compañía proveedora, la localización de las cámaras sépticas, de drenaje, etc.

Cada instalación debe estar sujeta a proyectos elaborados por profesionales, por ello está en plena vigencia el visado de planos por instituciones especializadas como los colegios de arquitectos e ingenieros. (arquitecta Nelly Ríos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *