Estación Dulce

Estación Dulce

Está a cargo de la arquitecta Carla Blanco, en un espacio pequeño recreó una estación de tren antiguo, inspirado en la estación ferroviaria Atocha de Madrid, en el interior el piso cubierto por un revestimiento porcelanico de estilo vintage de la línea Aparici, paredes con acabado envejecido, carpintería de cedro tradicional y arcos estilo colonial.  En el exterior una cubierta metálica con detalles translucidos en vidrio pacific con un texturado en la parte frontal, donde posee el pintado de un paisaje que genera una sensación de profundidad.

El secreto de la Estación Dulce es la mezcla de lo antiguo y vanguardista, donde predomina el metal, los detalles orgánicos del metal y la ornamentación, además de los colores terracota que dan vida al espacio. Optó por un mobiliario acorde al estilo consiguiendo un equilibrio entre lo estético y la funcionalidad, la base de las mesas estilo brooklin con tapa en madera envejecida calada con un diseño propio de la arquitecta, dando realce con las sillas cross metálicas en color verde militar.

Su ambiente está divido en dos partes, en el interior se desarrolla el área de producción y exposición del producto como es la pastelería y en el área exterior se degusta las delicias de los pasteles. También, en su espacio se percibe una arquitectura europea y latinoamericana, respetando el concepto ‘Casa Original’.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *