Enlucidos

Enlucidos

Antes que nada, cabe mencionar que todo proyecto de construcción es realizado para el confort del usuario. Toda la planificación a detalle y coordinada por un profesional, es necesaria para mayor eficiencia en tiempos y resultados, menores desperdicios de material y buena ejecución de mano de obra.

Los acabados en una obra, son los detalles finales que muestran la estética del proyecto, es en esta etapa en la que se desarrollan soluciones con tecnología constructiva para el proceso final.

El proceso de enlucido en una obra, es la aplicación de diversas capas de un mortero a la superficie, generalmente para tapar mampostería, columnas, vigas estructurales, etc. con la finalidad de proteger de la humedad, sellar o para la decorativa de pinturas y acabados. También puede realizarse en yeso, estos que pueden ser con motivos en bajo relieve, conocido como yesería ornamental, antiguamente los exteriores, con arena, cal y cemento ayudaban a la resistencia a la intemperie al tiempo y alisaban superficies irregulares.

Los enlucidos interiores se dividen en acabados para paredes y para techos, que pueden ser tratamientos decorativos de pintura, texturado en muros y cubiertas, frisos, cornisas y molduras de yesería decorativa.

PISOS

Son las superficies inferiores horizontales de un espacio arquitectónico destinados tanto a embellecer el proyecto como para soportar el tráfico de personas, se los puede realizar de diferente manera; mezclando cemento al que se aplica endurecedores, pigmentos, previo un contrapiso de ladrillo sobre arena, suelen ser de diferentes materiales como cerámicas, porcelanato, estructuras portantes metálicas y materiales vinílicos.

Las tradiciones en Bolivia están muy arraigadas, sostuvo la entrevistada, al señalar que la madera continúa siendo el producto preferido en varias partes del país, debido a las características climáticas y también a la herencia cultural que impone ciertas reglas convencionales en la construcción.

María Eugenia Mercado agregó que la tendencia generalizada es echar mano de producto alternativos que, a la par de brindar funcionalidad, ofrezcan parámetros de decorativos excepcionales porque las obras arquitectónicas del siglo XXI tiene la inclinación de servir para la comodidad de las personas, pero también proteger el medioambiente, que es una corriente que se está ampliando a todos los elementos que componen un diseño de proyecto, incluidos enlucidos y pisos que deben ser acondicionados con materiales que sean respetuosos con el biosistema. (Arquitecta María Eugenia Mercado)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *