El puente paralelo hacia El Urubó es la obra estrella 2020 de la Gobernación

El puente paralelo hacia El Urubó es la obra estrella 2020 de la Gobernación

El 29 de noviembre iniciaron oficialmente las obras del ducto que, aparte de unir los municipios de Santa Cruz de la Sierra y Porongo, es la piedra fundamental del proceso de metropolización del departamento. La extrema utilización sin ningún desahogo alternativo del puente Mario Foianini, derivó en la construcción del nuevo ducto que a la fecha ya tiene un significativo avance del 50 %

Los estragos que causó la pandemia también afectaron el cronograma de obras que se había elaborado para que la construcción del Puente Ruta Metropolitana 1,también conocido como el paralelo Mario Foianini, las contingencias surgidas con la cuarentena, la paralización del trabajo en general, el confinamiento y la implícita orden de quedarse en casa, determinaron que con la vuelta de las actividades, la empresa constructora El Ceibo, adjudicataria de la obra, reinicie labores después del segundo semestre.

La obra que contiene una serie de estudios preelaborados para su factibilidad, desde los estudios de suelo más minuciosos, hasta los ensayos virtuales que impedirán que el puente dañe la zona del cordón ecológico, es el proyecto “Estrella” del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz, porque su valor como una vía de descongestionamiento desde y hacia dos municipios vecinos, equivaldrá a poner en marcha el proceso de metropolización, que se vive de facto en el departamento.

El ducto disminuirá de 12.000 a 6.000 vehículos la circulación diaria por carril, reduciendo drásticamente el congestionamiento vehicular entre los dos municipios. Es la obra fundamental para el proceso de mancomunidad municipal, que en cifras claras abarca a seis municipios que colindan uno al lado del otro, con el municipio de la ciudad capital como el centro neurálgico, de concentración de los aparatos públicos y privados, banca y otras actividades a las cuales los vecinos deben desplazarse desde Porongo, La Guardia, El Torno, Cotoca, La Bélgica y Warnes.

El director de infraestructura del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz, Johnny Soria explicó que la Ruta Metropolitana 1 cuenta con la aprobación de los dos municipios involucrados y se lo está construyendo en base al diseño elaborado por la Sociedad Accidental Concrevial, que socializó los detalles técnicos, estéticos, morfológicos y financieros de la obra en audiencias públicas realizadas en los dos municipios. Expertos, juntas vecinales, especialistas en diseño y edificación de puentes, autoridades ediles y de las tres instancias de gobierno participaron en las reuniones y dieron luz verde a la ejecución manifestó el funcionario de la Gobernación.
El puente será en volados sucesivos por mayor facilidad de edificación y menor precio. Se llegó a la conclusión que esa alternativa es la mejor en tiempos de ejecución, además, de ser similar al existente, es decir al Mario Foianini; no sería congruente plantear otro tipo de estructura. Este diseño resiste cargas extraordinarias respetando normas técnicas, incluye variables para soportar excesos de tonelaje, muy frecuentes en las carreteras bolivianas, agregó.

En la convocatoria a licitación, la Secretaría Depar-tamental de Obras Públicas adjudicó los trabajos a la constructora El Ceibo SRL con un plazo de 600 días calendario para terminar el puente a un costo de 56.5 millones de boliviano. Hubo cuatro empresas proponentes: la ganadora y las constructoras Urubó, Álvarez y Piraí.

Según datos proporcionados por Johnny Soria y que están contemplados en la ficha técnica del viaducto, la construcción de la superestructura del puente contará con cinco tramos continuos de una viga cajón mono celular de hormigón pretensado y altura variable. La longitud total será de 420 metros, que posibilitará un tráfico fluido sobre el ancho del río, dentro la sección elegida para el paso del viaducto.

La geometría transversal abarca una acera aguas arriba de 1.50 m de ancho, que incluye un bardado peatonal, una ciclovía de 2.60 m entre la calzada y la acera, también de barreras vehiculares tipo Nueva Jersey, a cada lado.

Una vez recibido el desembolso, El Ceibo instaló su campamento con el ingreso de maquinaria pesada, pese a las observaciones que surgieron por parte de directores y ejecutivos de la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra.

LOS “PEROS” DE LA ALCALDÍA CRUCEÑA

Si bien la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra avala la construcción del puente, algunos voceros del gobierno edil capitalino descartaron de plano la posibilidad que la alcaldía financie los gastos de un paso a desnivel que se tiene que construir para comunicar el ducto con el 4º anillo de circunvalación. Aducen que debe ser la Gobernación la que se encargue de construirlos ya que la municipalidad capitalina no participó en el diseño del proyecto y, aunque, tiene que respetar la construcción, no prevé su conveniencia.

La alcaldesa interina, Angélica Sosa, al igual que Percy Fernández fueron tenaces opositores al puente paralelo por considerarlo un elemento de saturación vehicular que colapsaría la capacidad de tráfico entre la avenida San Martín, en el cuarto anillo y el municipio vecino. Aún en la actualidad hay reticencia edil capitalina hacia el puente porque sus técnicos consideran que no se debe construir obras que arriesguen la estabilidad de la capital oriental, que con esas edificaciones estaría a merced de fenómenos naturales devastadores como riadas e inundaciones.

MIENTRAS MÁS PUENTES, MEJOR

La polémica sobre la construcción de puentes en las márgenes de la ciudad limitantes con el municipio de Porongo aún no han concluido, persiste la idea que un fenómeno natural como una riada de proporciones desestabilizaría la ciudad capital, porque los defensivos no serían suficientes si se edifican ductos de envergadura sobre la llanura de inundación como pretende hacer el grupo inversionista Urubó Village, con una obra financiada por ellos con fondos concurrentes (generalmente sin retorno) que arrancaría en el cuarto anillo de la avenida Roca y Coronado y que finalmente fue aprobado por el Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra (Gamscz).

En una de sus declaraciones públicas el director de Incotec, Mario Terceros Herrera sostuvo que en Santa Cruz se puede construir los que se quiera porque tecnología y personal capacitado para tender puentes existe. “Y siempre es mejor tender puentes que levantar paredes. Son necesarios porque contribuyen a la unión y al progreso de los pueblos”.

Johnny Soria dijo que es hora que la región metropolitana cruceña sea una realidad sin fronteras y en continuo desarrollo. Porongo es un polo de desarrollo económico que genera 25.000 fuentes de trabajo, ocho de cada diez trabajadores se movilizan desde la capital o municipios aledaños. “Entonces la necesidad de conectividad es un imperativo que la Gobernación toma muy en serio”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *