El Nido

El Nido

Anita Fernández asegura que en su trabajo siempre trata de marcar la diferencia con propuestas que rescatan lo propio, lo auténtico y boliviano. Este año se basa en el origen del hábitat, siempre le llamó la atención los pájaros y los nidos colgantes, ellos fueron su inspiración la Oropéndola, un ave que construye su hogar en forma  estética y estilizada, construyen para preservar su especie con los materiales de la región, y hasta cuidan la ubicación,  de este a oeste,  viven en comunidad;   en un mismo árbol, a veces pueden existir hasta 30 nidos, los padres cuidan a sus pichones, les enseñan poco a poco a volar y una vez que aprenden ellos solos despegan hacia su libertad.

Ese mensaje se transmite en su espacio que tiene un nido grande donde la gente se puede sentar y tomarse fotos, hay otros dos nidos colgantes en los árboles en el parte exterior. También hay un mural hecho a base de tierras naturales con los colores del atardecer.  El espacio  contara con un sonido envolvente que nos llevara a vivir el concepto experiencial de estar en el Parque Nacional Amboró.

“Solo pretendo que mi espacio pueda alcanzar la armonía  en base al diseño orgánico, aprendiendo de la naturaleza, la cultura y los materiales locales. La arquitectura orgánica es una filosofía que promueve la armonía entre el hábitat humano y el entorno natural, rescatando las palabras de uno de los iconos de la arquitectura, Frank Lloyd Wright”, expresa Fernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *