Digitalización de su infraestructura evitará que América Latina se estanque

Digitalización de su infraestructura evitará que América Latina se estanque

En un encuentro virtual realizado por Contacto Construcción con personal ejecutivo del Banco de Desarrollo de las América Latina (CAF) se supo que la infraestructura en el desarrollo integral de América Latina, para recuperar brechas y acompañar el crecimiento esperado por las inversiones en infraestructura requiere de $u$ 255 mil millones

Para el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la infraestructura es un factor clave para el desarrollo sostenible por su aporte en múltiples dimensiones. No solo contribuye al crecimiento de la economía y la competitividad de las empresas, la integración del espacio nacional y regional a la diversificación del tejido productivo, sino que también ayuda a impulsar la inclusión social y la protección del medioambiente, mejorando así la calidad de vida.

Dentro este desarrollo ha surgido una tendencia muy importante en las últimas dos décadas que corresponde a los avances tecnológicos generados por la digitalización. Estos cambios se han dado de forma complementaria, por ejemplo, la adecuación de la agenda sobre sostenibilidad ambiental, los procesos de descentralización en la producción de ciertos servicios de infraestructura y el crecimiento poblacional como es el caso del eje troncal de Bolivia encabezado por Santa Cruz y El Alto.

Innovar y desarrollar

En esta coyuntura es momento de pensar en los servicios prestados por la infraestructura con la digitalización como tema transversal; priorizando dos sectores: el de energía eléctrica y la vinculación carretera para el transporte, por ser los más expuestos a ese avance tecnológico. Estos sectores proveen suficiente riqueza y variedad de desafíos en términos de innovación y seguridad en la provisión, fijación de precios y políticas de subsidios.

El desarrollo digital que se han venido dando en los sectores mencionados, como las redes inteligentes en el sector eléctrico y, en el caso del transporte, el desarrollo de aplicaciones para el uso de la información, la planificación de viajes, las nuevas modalidades de pago y el seguimiento de estas, necesitan de una infraestructura en perfecto estado para su normal desenvolvimiento.

El impacto del COVID-19 ha acelerado la digitalización de los servicios de infraestructura y las adaptaciones por las que han pasado los sectores frente a los desafíos enfrentados. Para esto es necesario discutir sobre intervenciones en materia regulatoria que incluye el rediseño de políticas públicas y de necesidades de inversión en infraestructura inteligente para afrontar tanto las brechas de servicio como los efectos que pueden tener los avances tecnológicos.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), propone colaborar con el desarrollo de la región promoviendo un enfoque de las intervenciones y regulaciones en los servicios de infraestructura basado en resultados lo que una amplia comprensión de las políticas públicas necesarias para impactar en la productividad y el bienestar de los países.

Necesidad para la inversión

El enfoque tradicional de la brecha de infraestructura durante los últimos 15 años, estimada en función del requerimiento de inversiones generó un contexto dos visiones relacionadas sobre la manera de aproximar las necesidades de inversión en infraestructura, como la brecha vertical y la horizontal, diferenciándose la una de la otra en el valor de referencia.

La brecha vertical se define con respecto a factores propios del país, identificando las diferencias que surgen entre la demanda interna de infraestructura y su oferta, este enfoque analiza si el stock de infraestructura existente es suficiente para atender una demanda creciente.

La brecha horizontal se determina con respecto a factores externos como la disponibilidad de cierta infraestructura en comparación con otro país o con relación a un objetivo que se intenta alcanzar.

En este marco, se produjeron múltiples estimaciones de necesidades de inversión en infraestructura, donde se calcularon requerimientos de inversión de al menos el 3% del PIB para lograr la cobertura universal en servicios básicos, mantener la infraestructura existente y alcanzar un crecimiento moderado del PIB, del 3% anual, para un período de 10 años.

La infraestructura en el desarrollo integral de América Latina, para recuperar brechas y acompañar el crecimiento esperado por las inversiones en infraestructura tiene que ser de $u$ 255 mil millones. Para que este sea sostenible surge la necesidad de establecer prioridades y ejecutar obras de infraestructura en una manera efectiva y eficiente.

Gestión

La sección titulada “Hacer más con menos” establecía que la implementación de buenas prácticas en materia de planificación, selección y diseño de proyectos, ejecución de obras, gestión de la demanda y mantenimiento de activos permitiría optimizar el uso de los recursos y reducir las necesidades de inversión y efectivamente, la forma de organizar el proceso de planificación y provisión de infraestructura podría tener implicancias en tres dimensiones como es el costo de las obras, el tiempo de ejecución de los trabajos y la calidad de la infraestructura construida.

Un correcto uso de las inversiones podría generar ahorros por avances en la productividad de la infraestructura a través de mejoras en la selección de proyectos y la optimización de las carreteras, eficiencia en la ejecución de las inversiones en infraestructura.

El panorama para los próximos años es incierto, con recortes en fondos para infraestructura, los países se verán obligados a encontrar maneras de brindar estos servicios de forma más eficiente, escogiendo proyectos adecuados, recortando sobrecostos, evitando retrasos en la construcción y aprovechando al máximo los activos existentes y buscando una mejor inversión pues hay una gran diferencia entre gastar más y gastar mejor.

Una inspección de la inversión pública en infraestructura económica en energía, transporte, agua y telecomunicaciones, permite concluir que a nivel regional no ha variado significativamente en los 10 últimos años, aun sumando la inversión privada los niveles se han encontrado por debajo de los sugeridos para el desarrollo del país.

Si se confronta con otros países más desarrollados este se vuelve creciente y no existen los instrumentos necesarios para canalizar el ahorro nacional hacia la infraestructura, por lo que, más allá de la promoción de la inversión, es necesario pensar en otros cambios que faciliten el desarrollo de estos sectores. Uno de ellos es la necesidad de adecuar el marco regulatorio para generar los mecanismos que permitan eliminar los cuellos de botella que impiden una mejor identificación de las necesidades, el planeamiento de nuevas inversiones y una mejor gestión de los activos existentes.

En los últimos años el análisis de la infraestructura ha ido variando. El énfasis en los requerimientos de inversión para cubrir la denominada brecha de infraestructura y sus posibles modalidades de financiamiento fue virando hacia una mirada más amplia, alineada con la perspectiva del desarrollo sostenible, revisando algunos de los criterios tradicionales.

El enfoque de la CAF busca ampliar el análisis de las brechas, comenzando por los servicios de infraestructura que reciben los usuarios en cobertura, calidad y eficiencia, para luego identificar sus déficits y abordarlos a través de distintas intervenciones, entre las que se destacan las inversiones, pero también el fortalecimiento institucional, las regulaciones y las políticas públicas. Esta iniciativa se suma a la reciente tendencia a prestar mayor atención a los servicios de infraestructura.

“(…) invertir más en infraestructura, pero es necesario asegurar el enfoque en dos niveles:  que se hagan las inversiones adecuadas en función de los objetivos establecidos y que se invierta y se opere adecuadamente la infraestructura y los servicios, con transparencia, con métodos de construcción y operación actualizados, así como con controles de calidad y de eficiencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *