• mayo 24, 2024

Cochabamba necesita mayor inversión pública para el desarrollo de infraestructura

Por su 213 aniversario de gesta libertaria, el departamento de Cochabamba celebró con distintas actividades y con la acostumbrada agenda de entrega de obras por parte de las entidades públicas. No obstante, se requiere de mucho mayores niveles de inversión pública para el desarrollo de infraestructura, informó la Cámara de la Construcción de Cochabamba (Cadeco).

Además, “ha sido motivo de preocupación el anuncio a inicios del mes sobre un recorte del 17 % al presupuesto departamental, lo que equivaldría a casi 50 millones de bolivianos que amenaza con afectar el funcionamiento de la Gobernación y proyectos en el departamento”, expuso el ingeniero Raúl Solares, presidente de la Cadeco.

A su turno, el ingeniero civil de transportes e hidrólogo, Gonzalo Maldonado Rojas, agregó que este año no se tuvo ningún proyecto de impacto, tanto a nivel departamental como de Cercado.

“Cochabamba debe desarrollar otros proyectos como metalurgia con Changolla, el impulso a la agroindustria evitando que los jóvenes busquen frontera para ir a trabajar, pero principalmente el Gobierno debe impulsar las inversiones como iniciativas pública-privada, otorgando garantías a la inversión privada”, dijo Maldonado.

De igual manera, recomendó que se debe resolver el problema de agua y saneamiento en toda la región metropolitana, ya que permitiría mejorar los ingresos, pero también la vida de la gente.

En tanto, Solares ratificó su convencimiento de que la construcción y el desarrollo de infraestructura puede y debe ser el motor de la reactivación económica del departamento y del país, considerando su transversalidad con otros sectores de la dinámica económica y su capacidad de generación de empleo directo e indirecto a través de la ejecución de infraestructura estratégica productiva y social.

“Ahora más que nunca debe hacérselo con empresas constructoras nacionales, con profesionales y mano de obra también nacional y regional”, hizo énfasis.

Proyectos de infraestructura para el Departamento

Según Solares, entre los proyectos de infraestructura concluidos en la presente gestión, a entregarse o próximos a concluirse este año que se celebra el 213 aniversario se tienen:

  • Planta de Producción de Fertilizantes Granulados Cochabamba (Planta NPK), en el Parque Industrial de Santivañez, que ya tiene un importante avance con una inversión de 34 millones de bolivianos y producirá 60.000 toneladas anuales del agrofertilizante.
  • Planta de tratamiento de aguas residuales de Albarrancho, para el tratamiento de aguas servidas y una capacidad de 900 litros segundo, con una inversión mayor a los 13 millones de bolivianos.
  • Aducción 1 desde la Planta de Tratamiento de Jove Rancho que dotará agua para consumo a los municipios de Sacaba, Tiquipaya y Cercado, con una inversión de más de 50 millones de bolivianos.
  • Obras de rehabilitación y ampliación de la línea roja del Tren Metropolitano hasta la antigua estación en San Antonio, la Línea Roja en su conjunto tiene un costo aproximado de más de 250 millones de bolivianos.
  • Mejoramiento de la red de alcantarillado sanitario OTB´s 3ra Villa Norte, San Luis Copacabana, 6 de Agosto, Wilstermann y Plaza Libertad del Distrito 5 por más de 2 millones de bolivianos.
  • Primer Centro de Rehabilitación y Adiestramiento Canino en Cochabamba.

Sobre el Tren Metropolitano, Maldonado detalló que el Gobierno ha mostrado que funciona este medio de transporte, sin embargo, las líneas Roja (San Antonio – Valle Hermoso = 5.5 Km) y Verde (San Antonio – Sipe Sipe 27 Km), de la inversión total de 447 millones de dólares, consumieron 360 millones, quedando por ejecutar la Línea Amarilla que no definen la ruta.

“En el interés político, están uniendo las dos estaciones San Antonio Antigua y la Nueva, pero la gente no tiene interés y la extienden hacia Ushpa Ushpa, distrayendo recursos que deberían reservar para la Amarilla. Las debilidades de esta obra es que no es un tren, es un tranvía, el dinero es subvención del Estado y se inició sin proyecto”, expresó.

Acotó que el estudio posterior al contrato establecía: 77.000 pasajes por día, pero solo alcanzó a 3.000, y el precio del pasaje debía ser 3,50 Bs, aunque se modificó desde gratis hasta 4 Bs. Para el experto, “económicamente es un fracaso, porque se calcula una subvención por costos operativos y mantenimiento de 10 millones de dólares por año, siendo conservador ¿qué ente público pagará esa deuda?”

“La solución de las líneas Roja y Verde resultó porque tenían derecho de vía del ferrocarril Oruro-Cbba-Aiquile; en la línea Amarilla no lograron consolidar una solución porque la empresa JOCA utilizó técnicos sin experiencia en ingeniería, eran improvisados, un fracaso”, manifestó.

La ABC tiene pendiente la entrega de El Sillar

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) se encuentra trabajando aún en la Doble Vía El Sillar, de 29.14 km de extensión con cuatro túneles, nueve puentes y ocho viaductos (inicialmente prevista su entrega en 2021) con un monto de alrededor de 426 millones de dólares.

Para Maldonado, si bien se espera que para diciembre se reciba la obra, hay que tomar en cuenta tres aspectos:

  • El Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda (Mopsv) espera haber resuelto el Tramo El Sillar de 28 km, para los Ingenieros de la Asociación de Ingenieros Eméritos (Asieme) no han sido resueltos todos los problemas que vienen desde el año 1995 por ser una zona con una Falla Geológica Regional que no será fácil controlar, entonces el mantenimiento tendrá altos costos.
  • En las obras no se han contemplado el control y manejo hidráulico del rio Espíritu Santo, por ser un curso inestable – todavía joven -, y la precipitación en la región varía desde 5.000 a 6.500 mm/año, tal que los caudales son elevados y las crecidas atacan las márgenes del lecho del rio.
  • Desde Corani Km 62 hasta el Km 100-200 y desde el Puente Espíritu Santo (km 129) hasta Villa Tunari (km 160) existe gran cantidad de problemas de inestabilidad de taludes, superior e inferiores, asentamientos de plataforma y ataque por crecidas del Río Espíritu Santo, es decir, que casi 70 km tienen problemas y no están en ningún plan de resolver.

“Por lo tanto, Bolivia no tiene una carretera de primer nivel que una Cochabamba con Santa Cruz (occidente-oriente), lo que es negativo para planes de desarrollo económico”, alegó.

Otro dato es que el proyecto de El Sillar ha generado alrededor de 300 empleos promedio, su impacto en la región fue poco trascendente para el ingeniero, porque la empresa a cargo de la obra Sinohydro por el financiamiento importó equipos (a medio uso) y materiales desde la China.

La Alcaldía apostó por obras de mejoramiento

El Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba (GAMC) entregó distintas obras de mejoramiento y equipamiento por el mes aniversario en distintos sectores, pesando en las necesidades de la población.

El alcalde Manfred Reyes Villa entregó la avenida Humberto Asin ubicada en el Distrito 14 y la avenida Uncia en el Distrito 8, ambas forman parte del proyecto de construcción de pavimento rígido que se desarrolla en la zona sur de la ciudad. La Humberto Asin tuvo una inversión de 2.944.586,84 y la Uncia de 4.494.880,18 bolivianos.

“Son más de dos km de extensión, con cunetas, muros de contención y la iluminación LED, es una mega obra importante para la zona sud, para que no haya más barrios de primera o de segunda, yo creo que la gente está contenta con el compromiso que hemos hecho y el día de hoy estamos cumpliendo” señaló.

Los vecinos del Distrito 8 fueron beneficiados con la entrega de vías asfaltadas, las cuales permitirán una mejor transitabilidad vehicular y peatonal en el sector.

“Esta obra le da una gran plusvalía a la zona, estamos priorizando las necesidades, priorizando obras que van a beneficiar a la población. El desarrollo está llegando a los 15 distritos, no estamos descuidando nada, pese a las vicisitudes económicas” señaló Reyes Villa.

El asfalto flexible se ejecutó en 11.921,00 m2 y tuvo una inversión de 1.685.644,00 bolivianos, el cual permitirá que el servicio de transporte público y privado mejore para dar una mayor comodidad a la gente.

Asimismo, Cochabamba, al ser un municipio inclusivo, contempla las necesidades de toda la población, por ello el alcalde entregó el mejoramiento de las aceras del casco viejo, destinadas a facilitar la circulación de las personas no videntes.

“Recuerdan como eran las aceras, tenemos que revalorizar toda el área del casco viejo de nuestra ciudad. Hicimos la primera etapa, pero no hemos terminado, tenemos que ir a la segunda y la tercera”, señaló. Más de 30.553,97 m2 fueron renovados en el Distrito 10 del municipio, la obra fue ejecutada en 377 días calendario y tuvo una inversión de 14.956.104, 65 bolivianos. Se utilizó baldosa granítica.

Con el fin de mejorar las condiciones laborales del personal y además brindar un mejor servicio a la población en la limpieza y recojo de basura, Reyes Villa entregó minicargadoras, buses y camionetas doble cabina a la Empresa Municipal de Servicio y Aseo (EMSA).

“Poco a poco vamos equipando esta empresa, queremos que Cochabamba sea la ciudad más limpia de Bolivia, como Alcaldía estaremos siempre apoyando a esta empresa descentralizada, hay un reconocimiento tácito de la población al trabajo que ustedes realizan, les pido continuar con la misma dedicación para demostrar que Cochabamba se está levantando”, indicó la primera autoridad municipal.

Cochabamba y su actividad económica producto crece lentamente

En cuanto a la economía del departamento, su Producto Interno Bruto (PIB) a precios constantes, indicador que refleja la actividad económica productiva, desarrolló un crecimiento sostenido hasta 2019, viéndose afectado por la pandemia de Covid-19 en la gestión 2020 para volver a crecer el 2021, alcanzando los 6.708 millones de bolivianos que representa un incremento con respecto a la anterior gestión.

“Sin embargo, el valor es aún menor al de 2018 y 2019 previas a la pandemia. Así mismo, el PIB de la construcción en Cochabamba tuvo similar comportamiento para alcanzar la gestión 2021 un valor de 350 millones de bolivianos, representando de esta manera el sector constructor una participación del 5,2 %. A nivel nacional, las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que al primer semestre de 2022 la actividad presenta una variación del PIB con crecimiento de 6,07 % en coherencia con el comportamiento de las ventas de cemento que registraron aumento de 8,65%”, sostuvo Solares.

Por otra parte, y en relación a la construcción de edificaciones en los últimos años, los registros de mayor superficie en permisos de construcción aprobados en Cochabamba corresponden al año 2016, que se alcanzó 1.238.170 m2.

Para el año 2021 se alcanzó una superficie registrada en permisos de construcción aprobados de 689.906 m2 que incluye los municipios de Cercado, Quillacollo, Sacaba, Sipe Sipe, Colcapirhua, Punata, Vinto y Tiquipaya, lo que refleja una mayor actividad con respecto a la gestión anterior de 2020, afectada por el inicio de la pandemia del covid-19, pero con cifras aún menores a 2019 prepandemia.

“Los datos aún preliminares y parciales a mayo de 2022 reflejan 275.372 m2, probablemente con tendencia a presentar mejores resultados que la anterior gestión”, fue positivo el directivo de la Cadeco.

Por su parte, el ingeniero Maldonado exteriorizó que el impacto de las construcciones públicas en el PIB no ha mejorado, su aporte es del 4% en la economía, además las obras de edificaciones privadas, edificios de hasta 75 m de altura, si bien genera demanda local de algunos materiales –agregados, cemento, maderas- el resto es importado de la China y otros países de la región.

“La mano de obra aún no es alta, porque los salarios son de mediana estatura para competir en el mercado, existiendo el riesgo de la burbuja inmobiliaria, aparentemente por el constante inicio de obras ya que luego se ven edificios con un 10 % de habitabilidad. Lo interesante es que el suelo se mantiene a precios altos y se busca zonas alejadas para lograr ser atractivos, pero con grandes problemas de abastecimiento de servicios básicos”, mencionó.

Pese al panorama, la construcción dinamiza la economía de Cochabamba

“Desde luego, aún es el sector que influye en la economía en general, a pesar de ser bajo con relación al comercio, en el que más de 60.000 comerciantes aportan con el 7 %”, afirmó contundente Maldonado.

Rosales explicó que, dentro de la economía de un país, la construcción es una de las actividades de mayor importancia, y también a nivel departamental, constituyéndose en un dínamo por su efecto multiplicador en la industria, el comercio, el sistema financiero, además de la generación de empleos directos e indirectos, del pago de impuestos; la construcción es un sector transversal a otros 17 sectores de la economía nacional como la industria, comercio y otros.

“El PIB de la Construcción en Cochabamba, a precios constantes, ha representado en promedio una participación del 5,0% en los últimos 7 años, siendo que en la gestión 2021 significó 350 millones de bolivianos”, ejemplificó.

La construcción, por su impacto, dinamiza la actividad económica nacional y local, actuando en el ámbito de edificaciones privadas, así como en el de las construcciones públicas, atiende la demanda de infraestructura social y productiva que se encuentra interrelacionado con los sectores agropecuario, energía, transporte, salud, educación, cultura, saneamiento básico, urbanismo, vivienda y recursos hídricos.

¿Cuál es el trabajo pendiente?

Maldonado pidió especial atención a los siguientes puntos:

  • Efectivizar la construcción de sistemas de riego para dinamizar la producción agropecuaria, y la solución para las 20.000 hectáreas de riego en el Valle Central y Bajo es utilizar las aguas del embalse de Misicuni, porque en la planificación del Proyecto Múltiple Misicuni (1978) está la tesis de “Intercambio de las aguas de la Angostura por Misicuni”, que hoy está demostrado porque el embalse de la Angostura ya debe quedar para mantener un volumen ecológico, además que se demostró que las aguas  están contaminadas.
  • Iniciar obras de trasvase de cuencas de los ríos Palca, Chapisirca, Pujruni y Dobledero para alimentar el valle de Sacaba, del Proyecto SACABA del año 1995, la inversión es del orden de 90 millones de dólares, la ventaja es que ya existe túnel y Canal construidos los años 95-2000, y el proyecto con diseños permitiría generar rápidamente ejecutar y generar energía eléctrica.
  • Iniciar obras de trasvase de la cuenca del río Komer Kocha (zona Aguirre-Tiraque) para el Valle Alto para riego y consumo humano. Todo el proyecto representa 200 millones de dólares y genera 180 MW, que puede ser construido en dos o tres etapas, pero es una buena opción para resolver el problema de agua.
  • Recursos, se puede acceder a créditos si el país no dispone de esos montos, y su alta rentabilidad del 12% permite ser atractivo.
  • Necesariamente deben no proyectar sino construir obras para almacenar agua para consumo humano y riego en todo el Departamento, porque la situación por el cambio climático exige que el Gobierno diseñe obras para construir presas, galerías filtrantes, atajados y todo un plan de recarga de acuíferos para subir niveles en las aguas subterráneas.

A su turno, Solares acotó que, dentro del trabajo pendiente para que Cochabamba siga creciendo y desarrollándose, en lo que se refiere a infraestructura, y apostando a ella como motor de desarrollo del departamento por su alto impacto, se requiere acciones para propiciarla en el ámbito público y privado:

  • Mayor inversión pública destinada a ejecución de infraestructura de obras generando oportunidades de trabajo, acceso y condiciones.
  • Facilitación de la inversión privada en construcción, a través de la agilización de trámites como aprobación de planos, licencia ambiental y propiedad horizontal en el ámbito de la construcción de edificaciones.

Al respecto de proyectos, falta aún mucho por hacer en distintas áreas:

  • Conclusión del proyecto Hidroeléctrico Ivirizú: construcción de dos centrales hidroeléctricas (Sehuencas y Juntas) por un monto previsto para la construcción, provisión, montaje y puesta en operación comercial más de 3.800 millones de bolivianos.
  • Línea Amarilla del Tren Metropolitano de Cochabamba, con un presupuesto aproximado de 3.100 millones de bolivianos en sus tres líneas.
  • Ciudadela de la Salud, con un presupuesto aproximado de 637 millones de bolivianos.
  • Conclusión de la construcción de Pavimento Rígido en Vías de varios distritos del municipio de Cochabamba con 33,6 km a pavimentar por un monto de más de 150 millones de bolivianos.
  • Ejecución de nueva infraestructura vial y mantenimiento de la existente.

“Por otra parte, se debe trabajar seriamente en recuperar la Laguna Alalay, dar solución al problema de la basura, y en materia de servicios básicos como agua potable y alcantarillado, por mencionar algunas necesidades prioritarias”, recordó Solares.