• julio 24, 2024

Cambio climático, su relación y desafíos con la Arquitectura y el Urbanismo en Santa Cruz

Por: Grimaldo Soto Quiroga, Biólogo M Sc.

Programa Departamental de Cambio Climático

Gobernación de Santa Cruz

En la actualidad el cambio climático, es reconocido como una de las principales amenazas a la existencia del ser humano y la naturaleza con un impacto potencialmente severo a nivel ecológico, económico y social. El consenso científico ha logrado posicionar el hecho de que el cambio climático es inequívoco, y que ha sido principalmente ocasionado por un aumento en la concentración de Dióxido de Carbono CO2 en la atmósfera desde 1750 (IPCC, 2013). En este marco los países buscan gestionar el cambio climático para disminuir los riesgos y adaptarse a los mismos, de esta manera construir ciudades resilientes en el ámbito urbano.

Bolivia está entre los países más afectados por el impacto del cambio climático en todo su territorio y si bien realiza esfuerzos para hacer frente a los desafíos que implica el cambio climático y avanzar en el desarrollo del país, éstos son totalmente insuficientes ante las crecientes necesidades de la población. En los últimos meses se denota las graves consecuencias que el cambio climático está ocasionando a ciudades y urbes importantes como La Paz, donde edificaciones y viviendas enteras están siendo devastadas por las lluvias.

Santa Cruz no es ajeno a estos problemas, siendo el departamento que aporta en mayor porcentaje al desarrollo del país, debe lidiar con el equilibrio entre la producción agropecuaria, un creciente desarrollo industrial, urbanístico (crecimiento desordenado), además de los efectos del cambio climático con eventos extremos de sequía, heladas, incendios forestales e inundaciones no solo en ecosistemas naturales sino también en los ambientes urbanos, donde el calor extremo (islas de calor) ya se siente en mayor magnitud por las altas temperaturas que cada vez son más recurrentes.

En busca de responder a dichos desafíos el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz (GAD SC), formuló la Política Departamental de Cambio Climático (PDCC) (DD 335/2021). Que, por su naturaleza transversal e inclusiva, integra a todos los sectores y actores de la sociedad e insta a mejorar su calidad de vida y a preservar los valores naturales, bajo el enfoque de sostenibilidad que nos beneficiará a todos.

Asimismo, el año 2023 se formula la Estrategia Departamental de Cambio Climático EDCC, (DD 428/2023) este instrumento promueve el aprovechamiento sostenible de los diferentes recursos naturales que existen en la región, la planificación estratégica y óptima utilización de los mismos con priorización de la salud y grupos vulnerables, la interacción de actores involucrados para hacer gestión articulada y efectiva, la producción planificada que conduzca a la reducción de gases de efecto invernadero, y finalmente la promoción del empleo de energías alternativas como la eólica y solar, bajas en carbono.

La (EDCC) cuenta con tres metas globales las cuales son compatibles con las Contribuciones Nacionalmente Determinadas NDC de Bolivia al 2050:

1) Reducir en 80% la pérdida anual de cobertura boscosa en ecosistemas priorizados por sus funciones ambientales.

2) Al menos 70% de las fuentes de agua y cabeceras de cuencas a nivel departamental restauradas y conservadas mantienen sus funciones ambientales.

3) Reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero GEI del departamento en un 80% al 2050, respecto al 2021.

La Secretaría de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente (SDSyMA) a través del Programa de Departamental en Cambio Climático, (PDCC) es la entidad responsable de la implementación de ambos instrumentos (PDCC Y EDCC). En este contexto, un primer paso es la difusión de ambos instrumentos, siendo pioneros en su formulación a nivel nacional. Entendemos que el cambio climático no solo es un tema ambiental, sino también desarrollo, en función a ello la estrategia contempla 5 lineamientos:

Cada lineamiento estratégico contiene objetivos o metas concretas, es decir, lo que se requiere lograr o alcanzar en el largo plazo (2050). A su vez cada lineamiento responde a medidas estratégicas, a su vez acciones estratégicas que son las guías referenciales a largo plazo y la sumatoria del cumplimiento de estas medidas y acciones que debería garantizar el alcance de cada objetivo estratégico. Estos lineamientos son los siguientes:

  • Bosque, Agua y beneficios no relacionados al carbono
  • Resiliencia de sistemas de vida
  • Gobernanza climática
  • Sistemas productivos resilientes
  • Eficiencia Energética e Infraestructura Resiliente

En el marco de este último lineamiento se plantean las siguientes medidas

               Medida 9.4.: Promover políticas públicas para la transformación energética hacia una movilidad urbana y sostenible

               Medida 10.1: Promover la planificación de urbanizaciones y centros urbanos en zonas seguras y con desarrollo territorial planificado y resiliente

               Medida 10.3. Promover la regulación de la infraestructura actual y futura en el departamento

En este contexto la medida 10.1 menciona por ejemplo las siguientes

 Acciones estratégicas:

  • Promover el desarrollo de infraestructura con medidas de soluciones basadas en la naturaleza
  • Promover un marco normativo que incentive la construcción resiliente
  • Incentivar a los colegios de arquitectos a proponer arquitecturas de adaptación para la construcción
  • Otorgar viviendas sociales para incorporar medidas de adaptación al cambio climático
  • Promover mecanismos habilitantes (Guías de construcción resiliente)
  • Promover la eficiencia energética.

Cabe mencionar que estas acciones son de carácter orientativo y no limitativo, pudiendo plantear más acciones innovadoras, por ejemplo, Spikembom (2023) basado en la experiencia de Alemania propone un catálogo de medidas de adaptación que podrían implementarse en nuestro departamento.

  • Construcción de edificios con alta eficiencia de regulación de la temperatura en el interior
  • Conservar y ampliar las áreas verdes para disminuir el efecto de la isla de calor y ofrecer refugios frescos para la población y la biodiversidad.
  • Incentivar inversiones en construcciones resilientes a calor e inundaciones.
  • Fomentar la economía circular.
  • Conservar y restaurar bosques urbanos y peri-urbanos para fortalecer la función hidro-climática (aire frío, sombra, captación de agua, rompeviento, biodiversidad)
  • Gestión integral y sostenible de agua para asegurar la disponibilidad de agua

Finalmente, el departamento tiene un enorme desafío de contar con un desarrollo de una forma económicamente viable, ambientalmente sostenible y socialmente responsable, y en equilibrio con la naturaleza. La participación de los profesionales en orientación y la implementación de medidas y acciones de adaptación y mitigación al cambio climático, vinculadas a la arquitectura y urbanismo son importantes considerando que ya se cuenta con instrumentos rectores a nivel departamental (política y estrategia).  Que promueven a todos contribuyamos desde nuestro sector a transitar hacia una Santa Cruz Resiliente y baja en Carbono al 2050.