Cadecocruz observa con expectativa la evolución de la economía nacional

Cadecocruz observa con expectativa la evolución de la economía nacional

Las empresas asociadas ven con expectativa la evolución general de la economía nacional, que comienza a dar señales de reactivación después de la caída de actividad del año 2020, sin embargo, para ello es fundamental el cumplimiento del Programa de Inversión Pública establecido en el Presupuesto General+ del Estado 2021, pues la construcción depende en un 72 por ciento del sector público, específicamente de la inversión pública en obras de infraestructura, dijo el Gerente General de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Javier Arze, añadiendo que el sector constructor mostraba una tendencia a la desaceleración desde el 2017 y el 2020, como consecuencia de la pandemia, la actividad registró un descenso enorme.

Arze aseguró que la Cadecocruz viene trabajando hace varios años una agenda de temas a tratar con las administraciones públicas para superar los cuellos de botella que afectan el trabajo, y crear las condiciones necesarias para que la construcción vuelva a crecer a los índices de años pasados, con tasas que superaban el PIB nacional.

Esta agenda abarca desde la regulación de la participación de empresas extranjeras en las licitaciones públicas de obras de infraestructura y equipamiento, hasta tener una Ley que regule los procesos públicos de contratación, pasando por la planilla de avance de obras como documento mercantil, entre otros.

La actividad económica de la construcción tiene una enorme dependencia del sector público en Bolivia, pues de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la Formación Bruta de Capital Fijo, el 72% es generado por la inversión pública. Por lo tanto, la evolución de los montos de inversión pública es determinante para el sector y su crecimiento.

Desde el año 2016 cuando la inversión pública llegó a 5.065 millones de dólares, los montos han venido cayendo de forma sistemática, y el año 2020 alcanzó solamente los 1.784 millones de dólares, lo que afectó el funcionamiento del sector y determinó una caída histórica de la actividad. El presupuesto de la gestión 2021 establece un Programa de Inversión Pública de 4.011 millones de dólares, que esperamos se cumpla para reactivar de forma completa el sector y la economía del país, agregó Arze.

Constructoras impagas, un problema que no se resuelve

Lamentablemente este problema no ha sido solucionado, si bien algunas entidades públicas están cancelando progresivamente sus deudas, han aparecido otras como consecuencia del descenso de los ingresos fiscales. Se estima que tanto las diferentes instancias del Gobierno Central como los gobiernos regionales bordean los Bs. 2.000 millones por concepto de planillas de avance de obra impagas.

Cadecocruz ha planteado como solución estructural y viable para este problema, que la planilla de avance de obra se convierta en un título valor transable en el sistema financiero nacional, herramienta que no implica ningún costo para las entidades públicas contratantes y permite contar con flujo a las empresas. Estamos trabajando intensamente en la agenda de temas a tratar con las instituciones públicas y que permitan destrabar los cuellos de botella y problemas que venimos enfrentando. Adicionalmente, las empresas privadas han adoptado diversas medidas para controlar sus flujos de caja y que los problemas de liquidez que puedan atravesar no provoquen su cierre o paralización temporal de la actividad, afirmó el Gerente General  de la entidad.

De acuerdo a las previsiones y escenarios con los que trabaja el Centro de Estudios Económicos y Desarrollo (CEED) de Cadecocruz, una vez que se estabilice la economía nacional y se sostenga la inversión pública en valores superiores a los 4.000 millones de dólares, la construcción volverá a registrar tasas importantes de crecimiento que incidirán positivamente en la reactivación de la economía nacional.

“Creemos que después del desplome de la actividad del año 2020 por la pandemia del Covid-19 y las medidas de cuarentena rígida, este año se registrará un efecto rebote y tasas de crecimiento. Sin embargo, el desafío como país es lograr que la economía vuelva a crecer a tasas positivas que sean sostenibles y con proyección de seguir aumentando, de manera que podamos establecer una senda de crecimiento sostenido de largo plazo”, concluyó el entrevistado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *