BMS: los sistemas de automatización ganan espacio en la construcción de edificios

BMS: los sistemas de automatización ganan espacio en la construcción de edificios

El BMS incluye varios subsistemas y se integra a otros ya existentes, lo que es un plus de cualquier sistema con un gran beneficio. El alcance de la tecnología se basa en sensores, es decir, si hay uno para algo específico de cualquier área o industria tiene una gran posibilidad de ser automatizado.

Desde su aparición en la década de los 70, los sistemas de gestión de edificios (Building Management Systems, BMS en inglés) han ganado popularidad tanto en edificios públicos (hospitales, universidades, aeropuertos) como en privados (oficinas, fábricas, hoteles). Son sistemas informáticos que controlan y automatizan los elementos mecánicos, eléctricos y tecnológicos como la climatización, la iluminación, la megafonía, los suministros, los ascensores, los sistemas de vigilancia y contraincendios, entre otros.

Un sistema de BMS está formado por dos elementos: hardware (sensores, centrales de gestión, consolas de control, etc.) y software (programas informáticos que usan protocolos como C-Bus, Dali, Modbus, BACNet y otros), según el ingeniero de proyectos, Miguel Soliz.

Aseveró que como sucede con la domótica de los hogares, en el sector de los sistemas de BMS conviven las soluciones cerradas que proporcionan todo el hardware y el software (suministrados por fabricantes como Johnson Controls, Schneider, Siemens, Honeywell y KMC) junto con soluciones abiertas formadas por elementos de hardware y software interoperables, basados en estándares abiertos como TCP-IP, Ethernet, etc.

La diferencia es que las soluciones cerradas funcionan con los componentes de una sola empresa, mientras que las soluciones abiertas permiten combinar los componentes de varios fabricantes, siempre que sean compatibles. Un BMS moderno se basa en la integración de una serie de subsistemas que, en general, comparten una infraestructura como base de datos, central de alarmas y otros subsistemas específicos como el control de la iluminación o de la climatización.

Aplicación en obras

Según Soliz, el BMS integra varias áreas, desde la climatización, el control de bombas hasta la automatización de la luminaria. En muchos casos, cuando se ejecuta una obra ya hay una ingeniería hecha con planos, equipos y cotizaciones, en otros se adapta al requerimiento y la infraestructura del proyecto, pero es muy dependiente de qué área vaya a automatizarse.

Por lo general, el trabajo comienza cuando la obra está acabada o por acabar la estructura sólida de puro concreto. Una vez que se inicia puede concluir junto con la obra fina, a veces se alarga un poco más después del acabado. Cuando se termina el sistema BMS hay un período de prueba ya funcionando continuamente y testeando para afinar las métricas, que la automatización sea más exacta y evitar los puntos de falla.

Beneficios

El ingeniero destacó que el sistema de gestión de edificios permite el control y supervisión centralizados de todos los elementos de la estructura. Facilita la rápida detección de las incidencias para un mantenimiento preventivo, proporciona información detallada del consumo que fomenta la eficiencia energética, la automatización de las tareas de supervisión, aumenta la productividad del personal y la mejora de la gestión incrementa el confort y seguridad de los usuarios. También evita consumos latos de corriente teniendo una eficiencia energética

“Por ejemplo, en vez de tener a tres técnicos en mantenimiento viendo el sistema mecánico de una planta de refrigeración de agua, o tres electricistas analizando los puntos de falla, se puede tener a un operador que monitoree el sistema y generalmente suele ser el mismo que supervisa las cámaras u otras cosas”, explicó. La diferencia es que en el BMS es posible poner alarmas por algún evento irregular y el operador solo ve cuando salen estas alteraciones, el electricista solo ve si algo anda mal; lo mismo para la planta de refrigeración de agua.

Los beneficios señalados son vistos tanto económicamente como ecológicamente. Hoy en día, la tendencia es ser más orgánico, más ecológico tanto en las tecnologías ya existentes como en las futuras.

Con respecto a las arquitecturas verde, el sistema se integra a esta ideología teniendo como objetivo disminuir la contaminación. En Bolivia aún no existe un sistema BMS que contemple parte de la denominada arquitectura verde, si bien existen diseños de edificios que tienen el de ecoarquitectura no están automatizados.

¿Los edificios llegan a ser completamente inteligentes?

Miguel Soliz indicó que depende del alcance del proyecto, el cual va relacionado al presupuesto que los inversionistas asignan a este sistema. “Hablemos de un edificio que tiene sistemas de bombas para el suministro de la presión del agua al edificio, también el de climatización y le sumamos el de iluminación. Entonces, tenemos estos tres sistemas básicos, del cual explicaré como se automatizaría el sistema de bombas”, expresó.

Primero se ponen sensores de presión en diferentes puntos, también para el control de la bomba, en el tanque de agua del edificio, en diferentes puntos del sistema van electroválvulas, relés, contactores, entre otros equipos. Todos esos datos se direccionan a un servidor de BMS en el que se programa el sistema; a través de ese ya se sabe cuándo llenar agua para el tanque, qué presión enviar el agua para abastecer el edificio, qué voltaje enviar al motor, la temperatura del motor.

A todo esto, su suman las alarmas que indican cuando el motor está fallando o si algún filtro está trancado, si la válvula está abierta completamente o algo anda mal; para ello es necesario capacitar a una persona que monitoree si hay un fallo mecánico o eléctrico. El sistema sabe qué tiene que hacer, cuándo y cómo, sin que alguien lo manipule, así se evita contratar personal técnico y que las bombas estén encendidas más tiempo del previsto.

“Entonces, si automatizamos los tres sistemas tenemos una optimización de personal y mejor eficiencia energética. El BMS se encarga de la automatización macro del edificio, cuando es uno de departamentos es algo micro, a este tipo de automatización se le denomina domótica, que se centra más a casas”, aclaró.

El BMS en proyectos mundiales

Entre los edificios más importantes del mundo donde se implementaron el BMS están One Angel Square en Manchester; The Crystal en Londres; One Bryant Park en Nueva York; Shanghai Tower en Shanghai; Pearl River Tower en Guangzhou; Micro Emission Sun-Moon Mansion en Dezhou; Vanke Center, Shenzhen; Manitoba Hydro Place, Winnipeg; CIS Tower, Manchester y Bahrain World Trade Center, Manama.

Aparte de estos existen muchos otros, la diferencia es que en algunos casos el alcance del proyecto es mínimo y en otros se automatiza casi todo, teniendo en cuenta la integración con otros sistemas que, de por sí, ya lo hacen más complejo.

“En Bolivia aún no es tan reconocida esta tecnología, sin embargo, en la Torre MSC se hizo el BMS por dos empresas: una abarcó el sistema de iluminación y el sistema de climatización. Las compañías que se adjudicaron este proyecto fueron la multinacional Función Digital y la nacional Greennova”, informó.

Agregó que en el país no se tiene gran conocimiento de este sistema, por eso tampoco existen empresas bolivianas que se dediquen a esta área, debido a esto los empresarios suelen contratar a consorcios extranjeros. Muchos inversionistas conocen el sistema, pero no se atreven a implementar en un proyecto a gran escala, ya que elevaría el valor del precio original del inmueble y no es factible.

En países del Medio Oriente como Dubái, una gran mayoría, por no decir todos los edificios, tienen los sistemas de gestión. El BMS y la automatización es parte de la innovación del mundo, en colaboración con el sistema más grande del mundo, Internet, ni siquiera es necesario estar presente en la estructura para monitorear, porque se puede hacerlo desde cualquier parte del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *