๐๐„๐‘๐’๐๐„๐‚๐“๐ˆ๐•๐€๐’ ๐ƒ๐„ ๐‹๐€ ๐€๐‚๐“๐ˆ๐•๐ˆ๐ƒ๐€๐ƒ ๐…๐Ž๐‘๐„๐’๐“๐€๐‹ ๐„๐ ๐๐Ž๐‹๐ˆ๐•๐ˆ๐€

๐๐„๐‘๐’๐๐„๐‚๐“๐ˆ๐•๐€๐’ ๐ƒ๐„ ๐‹๐€ ๐€๐‚๐“๐ˆ๐•๐ˆ๐ƒ๐€๐ƒ ๐…๐Ž๐‘๐„๐’๐“๐€๐‹ ๐„๐ ๐๐Ž๐‹๐ˆ๐•๐ˆ๐€

Por:ย  Omar Quiroga

๐‘ฉ๐’๐’๐’Š๐’—๐’Š๐’‚ ๐’‘๐’๐’”๐’†๐’† ๐’Žรก๐’” ๐’…๐’† 50 ๐’Ž๐’Š๐’๐’๐’๐’๐’†๐’” ๐’…๐’† ๐’‰๐’†๐’„๐’•รก๐’“๐’†๐’‚๐’” ๐’…๐’† ๐’ƒ๐’๐’”๐’’๐’–๐’†๐’” ๐’๐’‚๐’•๐’–๐’“๐’‚๐’๐’†๐’”, ๐’๐’ ๐’’๐’–๐’† ๐’“๐’†๐’‘๐’“๐’†๐’”๐’†๐’๐’•๐’‚ ๐’„๐’†๐’“๐’„๐’‚ ๐’…๐’†๐’ 50% ๐’…๐’† ๐’•๐’†๐’“๐’“๐’Š๐’•๐’๐’“๐’Š๐’ ๐’๐’‚๐’„๐’Š๐’๐’๐’‚๐’ ๐’„๐’–๐’ƒ๐’Š๐’†๐’“๐’•๐’ ๐’…๐’† ๐’—๐’†๐’ˆ๐’†๐’•๐’‚๐’„๐’Šรณ๐’ ๐’†๐’ ๐’…๐’Š๐’‡๐’†๐’“๐’†๐’๐’•๐’†๐’” ๐’‘๐’Š๐’”๐’๐’” ๐’†๐’„๐’๐’รณ๐’ˆ๐’Š๐’„๐’๐’” ๐’š ๐’ƒ๐’“๐’Š๐’๐’…๐’‚๐’๐’…๐’ ๐’Ž๐’–๐’„๐’‰๐’๐’” ๐’ƒ๐’†๐’๐’†๐’‡๐’Š๐’„๐’Š๐’๐’” ๐’‚ ๐’๐’‚ ๐’‘๐’๐’ƒ๐’๐’‚๐’„๐’Šรณ๐’ ๐’ƒ๐’๐’๐’Š๐’—๐’Š๐’‚๐’๐’‚, ๐’‚ ๐’๐’‚ ๐’“๐’†๐’ˆ๐’Šรณ๐’ ๐’š ๐’‚๐’ ๐’Ž๐’–๐’๐’…๐’ ๐’†๐’๐’•๐’†๐’“๐’.

Desde la Autoridad de Fiscalizaciรณn y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), se tiene la difรญcil misiรณn de fiscalizar y controlar que el manejo que se haga de ese bosque, sea enmarcado en las leyes y normas forestales y agrarias vigentes, sin embargo, de un tiempo a esta parte, este marco legal estรก en muchos casos obsoleto y no se adecua a los principios y orientaciones de la Nueva Constituciรณn Polรญtica del Estado, promulgada el 9 de febrero de 2009. Tenemos la tarea de trabajar en un marco legal adecuado a las nuevas exigencias y enmarcado en la CPE.

El impacto socioeconรณmico y ambiental de la actividad forestal en Bolivia, es altamente positivo, pues la misma incide en un 0,7% en el Producto Interno Bruto (PIB);ย  sin embargo, falta incentivar aรบn mรกs a este sector, seguir insistiendo en que todos deben enmarcar sus actividades en la legalidad, que deben promover y dinamizar las economรญas locales, se debe trabajar en incentivar la producciรณn de artรญculos terminados, que generen valor agregado, que la riqueza generada beneficie a mรกs gente, que mejore la economรญa de las familias involucradas, que se diversifique el aprovechamiento forestal; en definitiva, que se cambie el enfoque de aprovechamiento de especies maderables con alto valor comercial, a un enfoque de aprovechamiento y manejo integral del bosque.

El bosque con sus interrelaciones, debe permitir a quienes viven de รฉl, que se puedan desarrollar actividades como el turismo, aprovechamiento de especies no maderables, frutos amazรณnicos, piscicultura, apicultura, medicina natural, aprovechamiento de flora y fauna silvestre, investigaciones cientรญficas, etc. Es cierto que el paรญs necesita seguridad alimentaria, y por ello es importante combinar de manera eficiente y adecuada, los diversos sistemas productivos, como agricultura, ganaderรญa, foresterรญa comunitaria, utilizando modelos productivos que eviten el deterioro del suelo, que recreen a los ecosistemas, de modo que los ciclos de vida no se vean interrumpidos. Sistemas alternativos como ganaderรญa semi-intensiva, agroforesterรญa, agrosilvopaturas, horticultura, y otros, generan mayores ingresos y utilizan mรกs mano de obra, por lo que se deben incentivar.

Por otro lado, se debe priorizar acciones tendientes a prevenir y controlar la ocurrencia de incendios forestales, empleando todas las herramientas a nuestro alcance, coordinando entre todas las instituciones, organizaciones sociales, entidades del Estado, gobiernos subnacionales, sociedad civil organizada, cooperaciรณn internacional, fuerzas armadas, bajo el lema ยก๐ถโ„Ž๐‘–๐‘ž๐‘ข๐‘–๐‘ก๐‘Ž๐‘›รญ๐‘Ž ๐‘ ๐‘–๐‘› ๐‘–๐‘›๐‘๐‘’๐‘›๐‘‘๐‘–๐‘œ๐‘ , ๐‘Ÿ๐‘’๐‘ ๐‘๐‘œ๐‘›๐‘ ๐‘Ž๐‘๐‘–๐‘™๐‘–๐‘‘๐‘Ž๐‘‘ ๐‘‘๐‘’ ๐‘ก๐‘œ๐‘‘๐‘Ž๐‘  ๐‘ฆ ๐‘ก๐‘œ๐‘‘๐‘œ๐‘ !. De los 10 millones de hectรกreas bajo manejo forestal, el 80% estรก en manos de las comunidades indรญgenas y campesinas y solamente el 20% en manos privadas. Sin embargo, los empresarios privados son los que invierten para el aprovechamiento de la madera en los planes de manejo de las comunidades y TCOs.

Recordemos que la Constituciรณn Polรญtica del Estado, en el Artรญculo 311 parรกgrafo II, numeral 2, indica que โ€œLos recursos naturales son de propiedad del pueblo boliviano y serรกn administrados por el Estadoโ€, y en el numeral 4 refiere que โ€œEl Estado podrรก intervenir en toda la cadena productiva de los sectores estratรฉgicos, buscando garantizar su abastecimiento para preservar la calidad de vida de todas las bolivianas y todos los bolivianosโ€. Tambiรฉn la CPE en el Artรญculo 348, parรกgrafo II menciona que โ€œLos recursos naturales son de carรกcter estratรฉgico y de interรฉs pรบblico para el desarrollo del paรญsโ€, y en el Artรญculo 386 se refuerza indicando que โ€œLos bosques naturales y los suelos forestales son de carรกcter estratรฉgico para el desarrollo del pueblo boliviano.

El Estado reconocerรก derechos de aprovechamiento forestal a favor de comunidades y operadores particulares. Asimismo, promoverรก las actividades de conservaciรณn y aprovechamiento sustentable, la generaciรณn de valor agregado a sus productos, la rehabilitaciรณn y reforestaciรณn de รกreas degradadasโ€, por lo que toda la cadena productiva, debe estar bajo el control del Estado, a travรฉs de las instituciones del Estado Plurinacional de Bolivia.

En ese sentido, en el sector forestal, se deben establecer los mecanismos para que estos preceptos constitucionales sean realidad y que los actores sociales y productivos ligados a la actividad, se beneficien de la misma. En esa cadena productiva es necesario que, como ya se ha mencionado, se diversifique el aprovechamiento de las especies maderables y no maderables, que se industrialicen los procesos productivos, que se aprovechen la mayor cantidad de material de los รกrboles, incentivando la elaboraciรณn de productos terminados, de artesanรญas, esculturas, procesamiento de especies รบtiles para la salud, y que desde el gobierno nacional se priorice la compra de productos terminados para la educaciรณn, para viviendas sociales, para el equipamiento de centros de salud, etc.
Hay prejuicios sobre el sector forestal que deben terminar, y la รบnica forma es difundiendo los beneficios que la actividad de este sector otorga a la sociedad en su conjunto.

Se requiere, por tanto, establecer alianzas estratรฉgicas entre los diversos actores de la cadena productiva, el gobierno nacional, los gobiernos departamentales, los municipios, la cooperaciรณn internacional, para lograr que la actividad forestal se encare con un enfoque integral del bosque, acorde a lo que se establece la Constituciรณn Polรญtica del Estado en los Artรญculos 405 al 407 en lo que se refiere a lograr el Desarrollo Rural Integral Sustentable.

Deja una respuesta

Tu direcciรณn de correo electrรณnico no serรก publicada. Los campos obligatorios estรกn marcados con *