ππ„π‘π’ππ„π‚π“πˆπ•π€π’ 𝐃𝐄 𝐋𝐀 π€π‚π“πˆπ•πˆπƒπ€πƒ π…πŽπ‘π„π’π“π€π‹ 𝐄𝐍 ππŽπ‹πˆπ•πˆπ€

ππ„π‘π’ππ„π‚π“πˆπ•π€π’ 𝐃𝐄 𝐋𝐀 π€π‚π“πˆπ•πˆπƒπ€πƒ π…πŽπ‘π„π’π“π€π‹ 𝐄𝐍 ππŽπ‹πˆπ•πˆπ€

Por:Β  Omar Quiroga

π‘©π’π’π’Šπ’—π’Šπ’‚ 𝒑𝒐𝒔𝒆𝒆 π’ŽΓ‘π’” 𝒅𝒆 50 π’Žπ’Šπ’π’π’π’π’†π’” 𝒅𝒆 𝒉𝒆𝒄𝒕Ñ𝒓𝒆𝒂𝒔 𝒅𝒆 𝒃𝒐𝒔𝒒𝒖𝒆𝒔 𝒏𝒂𝒕𝒖𝒓𝒂𝒍𝒆𝒔, 𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆 𝒓𝒆𝒑𝒓𝒆𝒔𝒆𝒏𝒕𝒂 𝒄𝒆𝒓𝒄𝒂 𝒅𝒆𝒍 50% 𝒅𝒆 π’•π’†π’“π’“π’Šπ’•π’π’“π’Šπ’ π’π’‚π’„π’Šπ’π’π’‚π’ π’„π’–π’ƒπ’Šπ’†π’“π’•π’ 𝒅𝒆 π’—π’†π’ˆπ’†π’•π’‚π’„π’ŠΓ³π’ 𝒆𝒏 π’…π’Šπ’‡π’†π’“π’†π’π’•π’†π’” π’‘π’Šπ’”π’π’” π’†π’„π’π’Γ³π’ˆπ’Šπ’„π’π’” π’š π’ƒπ’“π’Šπ’π’…π’‚π’π’…π’ π’Žπ’–π’„π’‰π’π’” π’ƒπ’†π’π’†π’‡π’Šπ’„π’Šπ’π’” 𝒂 𝒍𝒂 π’‘π’π’ƒπ’π’‚π’„π’ŠΓ³π’ π’ƒπ’π’π’Šπ’—π’Šπ’‚π’π’‚, 𝒂 𝒍𝒂 π’“π’†π’ˆπ’ŠΓ³π’ π’š 𝒂𝒍 π’Žπ’–π’π’…π’ 𝒆𝒏𝒕𝒆𝒓𝒐.

Desde la Autoridad de FiscalizaciΓ³n y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), se tiene la difΓ­cil misiΓ³n de fiscalizar y controlar que el manejo que se haga de ese bosque, sea enmarcado en las leyes y normas forestales y agrarias vigentes, sin embargo, de un tiempo a esta parte, este marco legal estΓ‘ en muchos casos obsoleto y no se adecua a los principios y orientaciones de la Nueva ConstituciΓ³n PolΓ­tica del Estado, promulgada el 9 de febrero de 2009. Tenemos la tarea de trabajar en un marco legal adecuado a las nuevas exigencias y enmarcado en la CPE.

El impacto socioeconΓ³mico y ambiental de la actividad forestal en Bolivia, es altamente positivo, pues la misma incide en un 0,7% en el Producto Interno Bruto (PIB);Β  sin embargo, falta incentivar aΓΊn mΓ‘s a este sector, seguir insistiendo en que todos deben enmarcar sus actividades en la legalidad, que deben promover y dinamizar las economΓ­as locales, se debe trabajar en incentivar la producciΓ³n de artΓ­culos terminados, que generen valor agregado, que la riqueza generada beneficie a mΓ‘s gente, que mejore la economΓ­a de las familias involucradas, que se diversifique el aprovechamiento forestal; en definitiva, que se cambie el enfoque de aprovechamiento de especies maderables con alto valor comercial, a un enfoque de aprovechamiento y manejo integral del bosque.

El bosque con sus interrelaciones, debe permitir a quienes viven de Γ©l, que se puedan desarrollar actividades como el turismo, aprovechamiento de especies no maderables, frutos amazΓ³nicos, piscicultura, apicultura, medicina natural, aprovechamiento de flora y fauna silvestre, investigaciones cientΓ­ficas, etc. Es cierto que el paΓ­s necesita seguridad alimentaria, y por ello es importante combinar de manera eficiente y adecuada, los diversos sistemas productivos, como agricultura, ganaderΓ­a, foresterΓ­a comunitaria, utilizando modelos productivos que eviten el deterioro del suelo, que recreen a los ecosistemas, de modo que los ciclos de vida no se vean interrumpidos. Sistemas alternativos como ganaderΓ­a semi-intensiva, agroforesterΓ­a, agrosilvopaturas, horticultura, y otros, generan mayores ingresos y utilizan mΓ‘s mano de obra, por lo que se deben incentivar.

Por otro lado, se debe priorizar acciones tendientes a prevenir y controlar la ocurrencia de incendios forestales, empleando todas las herramientas a nuestro alcance, coordinando entre todas las instituciones, organizaciones sociales, entidades del Estado, gobiernos subnacionales, sociedad civil organizada, cooperaciΓ³n internacional, fuerzas armadas, bajo el lema Β‘πΆβ„Žπ‘–π‘žπ‘’π‘–π‘‘π‘Žπ‘›Γ­π‘Ž 𝑠𝑖𝑛 π‘–π‘›π‘π‘’π‘›π‘‘π‘–π‘œπ‘ , π‘Ÿπ‘’π‘ π‘π‘œπ‘›π‘ π‘Žπ‘π‘–π‘™π‘–π‘‘π‘Žπ‘‘ 𝑑𝑒 π‘‘π‘œπ‘‘π‘Žπ‘  𝑦 π‘‘π‘œπ‘‘π‘œπ‘ !. De los 10 millones de hectΓ‘reas bajo manejo forestal, el 80% estΓ‘ en manos de las comunidades indΓ­genas y campesinas y solamente el 20% en manos privadas. Sin embargo, los empresarios privados son los que invierten para el aprovechamiento de la madera en los planes de manejo de las comunidades y TCOs.

Recordemos que la ConstituciΓ³n PolΓ­tica del Estado, en el ArtΓ­culo 311 parΓ‘grafo II, numeral 2, indica que β€œLos recursos naturales son de propiedad del pueblo boliviano y serΓ‘n administrados por el Estado”, y en el numeral 4 refiere que β€œEl Estado podrΓ‘ intervenir en toda la cadena productiva de los sectores estratΓ©gicos, buscando garantizar su abastecimiento para preservar la calidad de vida de todas las bolivianas y todos los bolivianos”. TambiΓ©n la CPE en el ArtΓ­culo 348, parΓ‘grafo II menciona que β€œLos recursos naturales son de carΓ‘cter estratΓ©gico y de interΓ©s pΓΊblico para el desarrollo del paΓ­s”, y en el ArtΓ­culo 386 se refuerza indicando que β€œLos bosques naturales y los suelos forestales son de carΓ‘cter estratΓ©gico para el desarrollo del pueblo boliviano.

El Estado reconocerΓ‘ derechos de aprovechamiento forestal a favor de comunidades y operadores particulares. Asimismo, promoverΓ‘ las actividades de conservaciΓ³n y aprovechamiento sustentable, la generaciΓ³n de valor agregado a sus productos, la rehabilitaciΓ³n y reforestaciΓ³n de Γ‘reas degradadas”, por lo que toda la cadena productiva, debe estar bajo el control del Estado, a travΓ©s de las instituciones del Estado Plurinacional de Bolivia.

En ese sentido, en el sector forestal, se deben establecer los mecanismos para que estos preceptos constitucionales sean realidad y que los actores sociales y productivos ligados a la actividad, se beneficien de la misma. En esa cadena productiva es necesario que, como ya se ha mencionado, se diversifique el aprovechamiento de las especies maderables y no maderables, que se industrialicen los procesos productivos, que se aprovechen la mayor cantidad de material de los Γ‘rboles, incentivando la elaboraciΓ³n de productos terminados, de artesanΓ­as, esculturas, procesamiento de especies ΓΊtiles para la salud, y que desde el gobierno nacional se priorice la compra de productos terminados para la educaciΓ³n, para viviendas sociales, para el equipamiento de centros de salud, etc.
Hay prejuicios sobre el sector forestal que deben terminar, y la ΓΊnica forma es difundiendo los beneficios que la actividad de este sector otorga a la sociedad en su conjunto.

Se requiere, por tanto, establecer alianzas estratΓ©gicas entre los diversos actores de la cadena productiva, el gobierno nacional, los gobiernos departamentales, los municipios, la cooperaciΓ³n internacional, para lograr que la actividad forestal se encare con un enfoque integral del bosque, acorde a lo que se establece la ConstituciΓ³n PolΓ­tica del Estado en los ArtΓ­culos 405 al 407 en lo que se refiere a lograr el Desarrollo Rural Integral Sustentable.

Deja una respuesta

Tu direcciΓ³n de correo electrΓ³nico no serΓ‘ publicada. Los campos obligatorios estΓ‘n marcados con *