Edición 54

Editorial

Augurios de una buena gestión

Las estimaciones probabilísticas prevén que 2016 será otro año de crecimiento en la construcción boliviana, si bien no se llegará al tope máximo del boom de 2011- 12, con 9.5, el 8 u 8.5 %  que anunciaron directivos de la Cámara Boliviana de la Construcción, (Caboco), seguirá impulsando la ejecución de todo tipo de obras en las ciudades  bolivianas, especialmente en aquellas donde el rédito de las inversiones es más seguro, corto y permanente. Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Tarija.

Se ha conocido que la inversión pública en carreteras y acondicionamiento de la infraestructura vial boliviana será de 2.783 millones de dólares hasta 2020 y que la privada maneja montos  superiores a 2.800 millones solo para la gestión que empieza, es decir que lo que menos falta es plata y que el termómetro del crecimiento económico del Estado Plurinacional de Bolivia, seguirá en ascenso.

Sin embargo el auge de la construcción  ya tiene  varios años y, al igual que la parábola bíblica de las vacas gordas y flacas, tendría que mover la atención de todos los actores  del rubro, para extraer lo mejor de este tremendo apogeo;  es encomiable que empresas, consorcios y demás emprendimientos de desarrollo inmobiliario, libren épicas  batallas de mercadotecnia para cautivar a un público ávido de conseguir un modo de vida confortable y privado, también tiene su mérito proyectar urbanizaciones con las comodidades de países del primer mundo.

Construir país es más que eso, es habilitar buenas carreteras para que el intercambio comercial interno y externo sea exitoso, es reformar gaviones y muros de contención, alimentar más y mejores redes de desagües sanitarios y pluviales, extender los canales de drenaje y sobre todo  planificar ciudades amigables con el medioambiente y con los ciudadanos, dotándoles de servicios básicos permanentes y condiciones de habitabilidad que posibiliten una  interacción más humana, con viviendas para todos y transporte público equitativo y ético. Si no reflexionamos sobre esas realidades, de nada servirán años y años de auge y conste que  estamos empezando una gestión con muy buenos augurios.

El Director

Drywall una alternativa a la mampostería tradicional

Es una de las herramientas más utilizada en construcciones no convencionales, su aplicación es ampliamente aceptada en la arquitectura comercial, industrial, hospitalaria, educacional y de viviendas familiares, mantiene la calidad, reduce costos y tiempo en los procesos de edificación.   Después de la Segunda Guerra Mundial, la premura por reconstruir… Continuar leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *